25 feb. 2010

Colombia



Leo con tristeza el reportaje de Manuel Vicent que aparece en el El País semanal dedicado a Colombia, país que yo he visitado en varias ocasiones y  uno de los más hermosos y proteicos ( y proteínicos) que conozco. Historias parecidas a las que narra Vicent  las escuché muchas veces explicadas por los mismos protagonistas,  y mirarles a los ojos mientras las oía no era fácil. Afortunadamente también vi otra cara del país y he conocido a personas que  hacen lo que pueden por mitigar tanto sufrimiento. Mi amiga Marelisa, por ejemplo.
Marelisa es profesora en un colegio supermegapijodelamuerte. Pero, además, el tiempo libre del que dispone  lo dedica a  la formación de  maestros que trabajan en jardines de infancia de uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad (el barrio, chabolista, tiene más de un millón de habitantes, de los cuales tres cuartas partes son "desplazados", personas que han tenido que migrar a las ciudades a causa de los conflictos que generan guerrillas, paramilitares, narcos, ejército, las avionetas de fumigación de coca que arrasan con todo rastro de vida, etc.). Marelisa se pasa el día tratando de "lavar" las conciencias de los adinerados padres  de sus alumnos, que al final acaban dándole la  calderilla  de sus bolsillos para que tan pesada mujer los deje en paz ( también hay muchos ricachones que, generosamente, colaboran con ella). Mucha gente así  hay en Colombia. Silenciosos héroes que he tenido la suerte de conocer.
Hace unos día recibí un mail de Marelisa pidiéndome que averiguara si podía suscribirse, y recibir en Colombia  una revista que edita la prestigiosa Associació de Mestres Rosa Sensat para la formación de maestros. Con agrado me puse manos al teclado y mandé un mail preguntándoles, no sólo las cuestiones relacionadas con la suscripción, sino que añadí si había algún descuento para maestros que cooperan en la ayuda al Tercer Mundo, si conocían  alguna editorial similar a la suya en América Latina, si... etc.
Los redactores de la revista me respondieron, lacónicos como banqueros pero muy cumplidamente, así:
Puedes comunicar a tu amiga que si nos da una dirección a la que enviar la revista, la incluiremos en el envío que realizamos a América Latina. Saludos. Infancia.
Yo sé que las editoriales tienen que ganar dinero para subsistir. Pero no les costaba nada responder a las cinco preguntas que les formulaba. Y si no, que por lo menos me digan a qué puerta llamar. O yo qué se, un poquito más de información. Creo que, en la medida de las posibilidades de cada uno,  deberíamos implicarnos en la ayuda a los que más lo necesitan. Aunque sea tecleando desde un humilde blog como el mío. O como el vuestro.

http://www.flickr.com/photos/caruano/sets/72157622849402043/
El enlace lleva a fotos de los niños de una guardería auspiciada por Marelisa en Aguablanca, Cali. En esos centros les dan tres comidas al día y procuran que los niños, por razones que no viene al caso explicar, pasen el mayor tiempo posible amparados por sus maestros. Que disfrutéis las fotos tanto como yo disfruté haciéndolas.

7 comentarios:

Ramon.Eastriver dijo...

A veces la gente tiene delito. Lo peor del ser humano es esa frialdad de acero en cuestiones determinadas. Tampoco hace falta que te vengan a recoger a casa pero al menos dar una atención adecuada, contestar las preguntas y dignificar el trabajo de uno y los intereses del otro. Lo que pasa que el país va como va. Todo el mundo hace power points como locos y lo verdaderamente importante queda en el tintero. Abrazos

Miguel Baquero dijo...

Nada, te han respondido con un "plantillazo". Ni siquiera se habrán molestado en leer tu carta. Es un ejemplo más de como la burocracia puede fastidiar cualquiera buena intención.

Mcartney dijo...

Caro Caru:
Hoy no va de leer el post, sólo de dar los buenos días.
¡Buenos Días!

Caruano dijo...

Ramón, tienes razón; esa frialdad que dices creo que se debe al desconocimiento. No lo sé muy bien. Pero es curioso que para que te informen más o menos de algo sencillo, tengas que perder horas (para no sacar nada en claro).Sí, sólo saben hacer power points que no sirven para nada. Un abrazo.

Caruano dijo...

Miguel, sí, un plantillazo como respuesta. Debería mandarles todos los día, tres veces al día, mi carta añadiendo que no cejaré hasta que me respondan. Quizá lo haga. ¿Servirá de algo?. Saludos.

Caruano dijo...

Sir Paul, buenos día caballero. ¿Anda usted con su escalímetro o con su guitarra?. Saludos.

EvitaBlu dijo...

Fíjate que la foto que ilustra el post me habia parecido tu cuartel de trabajo por los cuencos y los colores. Me parecía raro lo de la olla a presión pero ya se sabe como sois los artistas.

Que bonitos y alegres los niños de la escuela con sus mochilas de Barbis, Cenicientas y Wendis. Supongo que las condiciones de trabajo allí no deben de ser fáciles pero merece la pena solo por verles tan felices.
Qué gratificante el trabajo de tu amiga ¿verdad?.Y que rabia por lo demás, siempre la misma historia.