22 feb. 2015

Érase una vez...



Cuando me pinché con aquel uso en los talleres de Palacio me entró tal sopor... 
Qué bien, pensé. Por fin voy a caer en brazos de Morfeo (los chicos de Palacio siempre tiramos de mitología en nuestras metáforas). Es decir, me entró una modorra... Modorra impropia de mí, ya que desde niño he sido insomne, y cuando consigo dormir mi recurrente pesadilla es estar despierto (insana envidia le he tenido siempre al enano dormilón). Por el contrario, mis mejores sueños están plagados de interminables siestas.  
Pero sigamos con el cuento.
En todo momento creí -como la tradición manda- que alguien vendría a despertarme. Pero nadie vino, no. Ni príncipe, ni princesa, ni la madre que los parió.
Hasta que un día de furiosa tramontana (viento que nos tiene medio tarumbas) me desperté yo solito, asustado por el frufrú de cien banderas cuatribarradas, para descubrir que el país donde dormí todo este tiempo, más que la Tierra Prometida o un país de cuento, era un país de cuentistas.
Y colorín colorado...

Pero ya ven ustedes. He tardado menos en despertar que la narcoléptica princesa (¿100 años durmió?), aunque el uso con el que me pinché lo guardo en la mesita de noche, junto a los condones, para volver a abandonarme, si el ambiente se pusiera más insoportable de lo que está, en los brazos del señor Morfeo.

Hoppers' shadows. Tiza y alambre.
         (Aunque también podría llamarse "Anatomía radiológica del nacionalismo: tiza, alambre y sombra".)

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
                                             Sólo para atrevidos (tarda 8 segundos en sonar)

13 comentarios:

Un paseante dijo...

Antes de nada: el dueto, magnífico. Es más, yo diría que superas a tu partenaire (esta no sé quién es: solo conozco la versión de Sara Vaughan y la de Ella Fizgerald, que llevan una entrada más orquestal). Y sí, ¿qué le ha pasado a Minnie?

Despues: también es casualidad, oye. No hace ni dos horas que te he llamado "vago" en mi blog. Bueno, pues ahora no lo voy a borrar.

Despertar rodeado por el ulular nacionalista debe de ser muy crudo, después de esa modorra tan placentera. Pero no te preocupes: no hay mal que cien años dure. Y muy bueno el señor alambrado, tiene un aire con Josp Pla. O me lo parece a mi.

Y a ver si no te echas otros cuantos meses de modorra, ¿eh?

Maripaz dijo...

Siempre es un placer volver a escuchar tu voz, Caruano. Que conste que regresas con una estupenda voz. Ya sabes que me considero tu mayor fan.
Me alegra tu vuelta.

mariajesusparadela dijo...

Llevo varias semanas recordándote: entre mis cosas apareció tu acuarela que conserva su color y su ternura.
Se te echa mucho de menos.
Me gustan las dos voces y el conjunto, a pesar de ese abrupto final.

pazzos dijo...

Veo que has aprovechado tanta ausencia para tomar clases de canto.

Un dinero muy bien invertido.

Pez Átono dijo...

Es un placer visitarlo, señor Caruano, pese a mi envidia por su multidisciplinar talento.

Podría odiarlo por su perfecta y sugerente voz, por sus ajustadas e imaginativas palabras o por la engañosa sencillez de sus obras plásticas; pero, como usted bien dice, ha sido castigado a convivir con artistas mucho más capacitados: el virtuosismo de nuestros políticos y financieros en la fabulación y en pintarnos en alegres colores lo mucho que les debemos (literal), provoca que añoremos el abandono en brazos de Morfeo.

Mas (Artur) no desespere: en el BOE del día 24 nos anuncian que la Iglesia Católica es capaz de completarnos como personas. Y si el BOE lo dice…

Salud.

Caruano dijo...

Apreciado PASEANTE,

gracias por los ánimos que me das para que siga cantando ( amenazo: lo seguiré haciendo). Sabe Dios (es un decir), que yo lo intento casi con furor de enajenado, peeero...
Esta es una versión acústica sobre el tema de Cole Porter, como ya has adivinado, "My one and only love", que ha cantado media humanidad (yo no podía ser menos ¿no?), entre ellos las divas que tú mencionas. En esta ocasión, la moza que me “acompaña" es Sophie Milman que, aunque es buena, no llega a la altura de las gargantas de S. Vaughan o la Fitzgerald.

Sobre la pérfida Minnie sólo puedo decirte que, después de tontear durante mucho tiempo con el Ratoncito Pérez, le ha puesto los cuernos a Mickey. Que se liara con un hispano era solo cuestión de tiempo.

No había pensado en Pla, pero... buen ojo tienes.
Los sencillos bocetos que realizaba Edward Hooper para sus cuadros, y que vi el año pasado en el Whitney Museum, fueron los que me movieron a realizar una serie de dibujos con alambre. Algún día colgaré unos cuantos.

Y, sí, que cansino es el temita del nacioindependentismo; desayunamos, comemos, merendamos y cenamos con la misma cantinela. ¿Podremos algún día salir de este bucle?



MARIPAZ,

el placer es mío. Muchas gracias por tus animosas palabras. Ya sabes que eres mi seguidora musical favorita.
Un beso.

Caruano dijo...

MARIAJESÚS,

me gusta saber que todavía conservas las amapolas.
Perdón por el abrupto final, pero es que no manejo muy bien la grabadora del móvil :-(
Gracias por estar aquí. Un beso.


PAZZOS,

ya ves que me esfuerzo por gustarte. Por fin he conseguido un parabién de tu parte, chico duro :-)
Abrazo (si se me permite).

Caruano dijo...

DON PEZ,
henchido de emoción y ruborizado a la vez me siento por sus sinceras palabras tan llenas de verdad y que tanto merezco. Diríase que, por su clarividencia, certero análisis y precisión, más que las branquias, don Pez, su válvula de escape para respirar es el teclado.
El día 24 no leí el BOE (se me pasó), pero sepa usted que aquí en Cataluña ya estamos acostumbrados a que nos quieran completar como persona, animal o cosa dotándonos de identidad ¿? catalana. Yo, por edad, y después de tantos años de aleccionamiento identitario, puedo presumir (y presumo) de haber acumulado un sinfín de identidades catalanas. Por decirlo de una forma elegante, algo alambicada aunque un tanto pedante pero mucho más descriptiva: tanta identidad me tiene hasta los huevos.

Su comentario merece besos. Aunque sea sin lengua.

flower dijo...

Hoy me he tirado media tarde en el sofá con el ordenador sobre las piernas, y me ha dado tiempo hasta de entrar en las blogs. Y me ha hecho ilusión ver que aun sigues publicando de ciento a viento.
Te dejo un besazo y una sonrisa amplia, muaaaaaaaaaaaaaa!!!

Caruano dijo...

Hola, querida Flor.
¿De ciento a viento? Me gusta esa expresión.
Un beso(te veo en mi lista de wasap: estáis muy guapos).

Jie Ning dijo...

Desgraciadamente -o no- la canción no se abre, así que no puedo corroborar lo dicho por el Sr. Pazzos. Lo que sí hago es unirme a Flower y alegrarme de tu regreso. Todos acabamos volviendo de alguna u otra manera.

Besos.

Caruano dijo...

Te has "librado" de un temazo. El mejor tema ejecutado,hasta la fecha, por mí. Me remito a lo que dicen mis amigos melómanos y críticos musicales (Paseante y Pez), no sin cierto recochineo.
Yo también me alegro de verte por aquí y por allá. Un beso, Ningdia.

flower dijo...

Mi querido Caru: sorprendida me has dejado con lo del wasap. Mi teléfono petó hace unos meses y perdí números de teléfono, así que... me enviarás un wasap y así "te tengo" de nuevo??

Ah! Vale!! Pues muchas gracias!!

Guapo!!

PD: Por cierto, las flores de tu último post son P R E C I O S A S!!!

Muaaaaaaaaaaaaaaa!!!