24 sept. 2011

Por no poder atender, regalo "performance"

                                        Si eres menor de edad, lárgate
Óleo sobre cartón.

Estruendo de fanfarrias y retumbar de tambores. Tres jóvenes artistas, envueltas en negligés, salen al escenario; Ruth desviste rosa, Yvonne azul cielo aborregado y Marishka alegre luto. A fuego lento, las ninfas van desprendiéndose de sus pícaros vestidos. Sus bragas, como palomas de encaje, vuelan por los aires (los espectadores, varones en su mayoría, no pueden reprimir tenues espasmos nerviosos y más de uno aplaude). En la tercera o cuarta fila, una señora, con bolso acharolado bajo el brazo y enfundada en astracán, ostenta una mirada imperturbable -aunque un leve arqueo de sus cejas incita a pensar en repulsa.

Las tres gracias de turgentes pechos, durante unos minutos, se contonean y deslizan por una brillante barra que va de suelo a techo. Ruth, en jarras y con las piernas separadas, mira desafiante al público; tras un solo de tacón y movimiento pélvico, su sexo empieza a escupir  bolas blancas que, al vuelo, son atrapadas en la primera fila. Con fría parsimonia, la artista vuelve la mirada hacia la platea y esboza una sonrisa cargada de placentero desprecio. Vítores, aplausos. La señora del bolso acharolado, cual cariátide inmutable, no deja de mirar al frente.

La escena vuelve a repetirse cuando Yvonne, después de acariciarse labios y senos, enfoca su vulva hacia  el público y, una tras otra, las bolas blancas son disparadas, esta vez con más fuerza, hacia una atónita segunda fila que recibe el impacto de los brillantes proyectiles. Más vítores y aplausos

Por último, Marishka avanza hacia el respetable con movimientos felinos y, sin tiempo para el respiro, da la espalda y arcabucea las blancas bolas en dirección a la señora del bolso acharolado, cuya expectante vulva engulle uno tras otro los lúbricos trofeos.  

Bienal de Venecia, septiembre de 2017. Un suponer




Tango de la Menegilda


 P.S.
Cualquier exegeta "serio" y profesional le atribuirá más de un significado a este porno-show esta performance que, gustosamente, regalo a cualquier artista "serio" y profesional (a ser posible, especializado en provocaciones de varia índole). Incluyo música e ilustración.
 

23 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Me estoy riendo hasta las muelas.

pazzos dijo...

¿Y por qué no hacerlo deporte olímpico? Más audiencia que el volley playa, garantizado.

Luis Cóngrio dijo...

¡Espectacular!

Si llega a representarse esta atrevida apuesta artística, el personaje más difícil de cubrir -en muchos sentidos- será el de la atrapa-bolas. Y es que me imagino su húmedo guante de béisbol volando en la tercera -cuarta, si acaso- fila, mientras su mirada permanece imperturbable y su ceja finaliza el arqueo: Tres bolas; bien.

Buena música; me la quedo.

Caruano dijo...

MARIAJESÚS,
pues sí, algunas "performances" hacen mucha gracia.
Bico.


PAZZOS,
más audiencia que el voley playa e incluso que el salto de pértiga. Lo difícil será encontrar participantas con el "don".
Bienvenido. Gracias por tu visita.


DON LUIS,
eres incorregible: ya me has convertido la performance en un partido de béisbol. Estoy seguro de que algunas lanzadoras de bolas...¿chinas? tienen mejor puntería que muchos bateadores (¿bateadores?) de béisbol.
Buena música, ¿verdad?. Un día de estos pondré algo de "La del soto del parral" (si viene a cuento, claro)

Dante Bertini dijo...

hace poco, en Madrid, a las puertas de un museo importante, mi amigo Jorge dijo: "para ser un artista moderno hay que ser estúpido".
Su performance tiene demasiado contenido, no se la comprará ninguna caja de crédito.

Sus sandías son magníficas.
Abrazos

BACCD dijo...

La señora envuelta en astracán es todo un elemento sorpresa. Está claro por qué miraba fijamente al frente: dicen que en cualquier deporte, para atrapar la bola (sea cual sea y cómo sea) hay que mirarla fijamente. ¡Menuda profesional, la señora!

Por cierto: ¿sabes que escribes de lujo? Y ese pincel descansando junto a la jugosa sandía y el tubito de acompañante te han quedado que ni pintados (valga la redundancia).

Esta canción la cantaba mi madre, al menos en parte. Que, además de ser aficionada a la ópera, lo es a la zarzuela. Aún me acuerdo del "agua, azucarillos y aguardiente".

Belén dijo...

:)

Deberías escribir más, querido... me diviertes!!!

Besicos

Un paseante dijo...

Esta vez lo he pillado:¡sandía!
Pero tu artístico óleo queda esta vez oscurecido por la sorprendente brillantez de tu prosa. Qué callado te lo tenías, ladrón.
La Bienal de Venecia es poco para semejante performance simbolista: capta a la perfección la esencia del arte expresionista contemporáneo, en el cual no se entiende nada pero se aplaude mucho. Tus dotes irónicas están a la altura de la mala leche con la que has escrito esto.
Te recomendaría que se lo enviases a la Redacción de EL PAÍS SEMANAL, u otros vanguardistas de ese jaez: arrasas, fijo.
Y ese contrapunto tan castizo que alcanza el conjunto acompañado por esa "banda sonora" ya me mata.
Quiero más.

Anna Jorba Ricart dijo...

Pues esta puesta en escena, me recuerda batallitas que mi padre explicaba de alguna "correria" por algún Moulinn Rouge cuando se abolió la censura...jejejeje.
Un abrazo.

Caruano dijo...

DANTE,
veo que tu amigo Jorge no tiene pelos en la lengua. Me parece muy sano expresar lo que se piensa; no todo el mundo tiene valor para hacerlo.
Agradecido quedo por la alabanza de mis sandías (qué fruta tan "fotogénica", ¿verdad?).
Un abrazo.


BACCDusch,
yo no sé si las actividades que ejercen estas señoritas tienen calificación deportiva ( todo se andará); Cela contaba que podía absorver por el ano no sé cuántos litros de agua (poderoso ano el suyo, y casi tan útil como la chepa de un camello, que retiene líquido para las épocas de sequía) y el pobre hombre siempre tuvo que practicar en silencio, sin jaleos de público y sin que nadie reconociera su ano-mérito incluyéndolo como deporte -con lo que disfrutaba él llamando la atención-.
Dile a tu madre que, cuando quiera, nos arrancamos a dúo con el "Coro de barquilleros" de Agua,azucarillo y aguadiente.
Gracias por tu comentario, maja.
Un petó.


BELÉN,
ya me gustaría, ya, pero es que entre el huerto, las gallinas y la costura...
Besicos

Caruano dijo...

PASEANTE,
agradezco tus palabras y la interpretación que haces de la performance (a ver si se anima alguien a ponerla en práctica). Todavía no me ha llamado ningún performancista para hacerse cargo de ella; igual es que no saben cómo cuadrar la banda sonora dentro del espectáculo, no sé.
Gracias, otra vez, por tus palabras.
Salud.


ANNA,
cosas similares a las descritas en el post me han contado a mí también, aunque sin el grado de sofisticación y destreza técnica que propongo para el espectáculo (ya me gustaría conocer -con cuidado de que no me sacara un ojo- a una lanzadora de bolas con esa puntería .
Abraçada.

pazzos dijo...

Todo está en You tube. Priscilla también.

http://youtu.be/NDu9gbuKpKc

Miguel Baquero dijo...

Joer, el título en genial. Podría decir también "se traspasa performance, céntrica y soleada"... ¿Y quién podría pensar eso de la vulva de la espectadora? Yo no, desde luego. Hay vulvas que siempre me cogen por sorpresa ;-)

liuva dijo...

Señor Caruano, qué paradoja la de las barras. Si una chica da vueltas sobre una barra horizontal embutida en un bodygin le dan un 9 con 45 y le cuelgan una medalla del cuello. En cambio, si otra chica da vueltas sobre una barra vertical, le llaman puta y lo máximo que le cuelgan es un billete en el canalillo. No es justo.

Hace poco fui con una amiga a un chino a comer y ésta, en vez de pedir bolas de pollo, pidió bolas chinas. La camarera china se rió. Pidas lo que pidas las camareras chinas siempre se ríen. Mi amiga, como yo también me reí, me hizo explicar el chiste y resultó que no sabía lo que eran y para qué servían las bolas chinas. Qué situación. Desde entonces no he vuelto a ir a un chino.

Para la próxima, si no le importa, me pinta un melón que a mí las sandías me caen gordas, más gordas todavía que las bolas chinas. Señor.

E. C. Pedro dijo...

Caruano, qué gran gusto me ha dado el texto. Al ver a Betty llegué a creer que era mejor ser menor. Pero como me alegra haber tenido edad suficiente para continuar. Te ofrezco mis servicios como guardaespaldas conceptual, y destruiré con Twitter y demás armas de destrucción masiva a quien quiera interpretar las bolas blancas. Vamos: no dejaré que las llamen ni "perlas", ni "lágrimas", ni "burbujas". Como los abogados de mi admirado Christo (el de Christo y Jeanne-Claude), revisaré cada que cada nota de prensa hable de bolas blancas. Al que se descuide le clavamos una demanda y de eso vivimos un par de meses. ¡Saludos!

flower dijo...

Yo soy jovencita, pero piesno quedarme.

¡Ay! Me acabas de recordar que me falta sandía en el frigo...

Ya me voy, jopetas!

Pero antes te dejo dicho que este trío de bailarinas no tendrán que usar las compresas que anuncia la Velasco en la TV... todo un gran placer, por cierto. ¡Ni una gotita se les escapará!

¡Fiuuuuuuuu!

Tesa dijo...

Mal.
Haces mal en regalar la idea performance.
Si la SGAE levantara la cabeza...

Cesare dijo...

Olee... Uno ya no sabe qué aplaudir primero, si el original bodegón o el genial texto. Eres un artista, tío. Y sobran más palabras.

Cesare dijo...

La plasticidad de la sandía te deja con la duda: ¿ha salido de ese tubo o puede comerse? O comérsela aún así...

¿Soy el único al que le gusta el olor del aguarrás y del aceite de linaza? XD

Caruano dijo...

PAZZos,
sí señor, hoy día todo está en el yutubo: desde la primera caquita del bebé hasta su boda rapera, pasando por la operación de frenillo.
Buena escena la de "Priscilla...", pero mis bailarinas tienen más puntería ;-)

MIGUEL,
déjame que guarde el título que propones. Para algo me servirá, que no están los tiempos para tirar ná.
(Qué razón tienes: hay vulvas muy intempestivas por ahí) :)

Caruano dijo...

Señora LIUVA,

un estudio reciente lanza a la luz que un 70 por ciento de los españoles, de entre 15 y 85 años, al ser preguntados por sus preferencias en el ámbito de la gimnasia rítmica, contestaron que la especialidad de la barra vertical (modalidad libre) de los puticlús les provocaba gran alborozo y no tenía parangón con ninguna otra especialidad; por lo que podemos inferir que a los españoles a gorrinos no les gana nadie. Fíjese.

¿Dice usted que los chinos no saben qué son las bolas chinas? Lo que me faltaba oír; los griegos ignoran qué es practicar el griego, los franceses no han oído hablar de hacer un francés, los rusos no saben nada de la ensaladilla rusa... Y ahora resulta que los chinos no usan las bolas que fabrican en Shangay. Consternado me deja.

Yo también prefiero el melón a la sandía, y para que no se quede con las ganas ahí le mando uno (pell de gripau)
Señora.


PEDRO,
con gusto acepto tus servicios como guardaespaldas, aunque te juro que nunca he sabido manejar al servicio conceptual. ;-) No conocía esa faceta de los Christo-Jeanne.Claude, la de demandantes, pero sí conozco la faceta de “envolventes” y demás (me gustó el Pont Neuf).
Saludos, majo.

Caruano dijo...

JARDI-FLOWER,
mira que te lo tengo dicho, que tú no tienes edad para leer marranadas
(¿gran placer las compresas que anuncia la Velasco? Deseoso estoy de provarlas -qué gran artista es nuestra Concha-
Besoss


TESA,
mucho me temo que la SGAE volverá a levantarla (¿por qué gastaban tanto en calzoncillos?)
Beso.


CESARE,
la sandía salió de ese tubo rojo y, si te gusta la celulosa, puede comerse.
Yo también disfruto con el olor del aguarrás y el aceite de linaza. Es más, cuando salgo de marcha siempre me pongo unas gotitas de "Eau de Guarrás" (los pulmones me pasarán factura).XD

diminuto blog dijo...

Me complace "el suponer".

También he gozado (antes que con el texto) con la sandía que me ha parecido una sandía. Prodigio, éste sí, del dominio de la luz (de usted).

Y el trampantojo que luego leí: "...una señora, con bolso acharolado bajo el brazo..."
A mi me pareció leer: "...una señora, con bolso, bajo el brazo acharolado"

Gracias por las risas y por elaborarlas tan bien.