26 mar. 2013

Una piscina, Lucía Lapiedra y... un mojito, por favor


El primo Braulio a tinta china.
Una buena amiga, La violetera borracha, abandonó su blog (su cuaderno de vinácora) y, acuciada por la crisis, tuvo que emigrar a Laponia -aconsejada por el ministro De Guindos- donde la profesión de violetera tiene mucho futuro (junto con la de ordeñador de renos). Antes de abandonarnos me dejó las llaves de su blog para que yo reutilizara todo aquello que pudiera servirme. Y en esas estoy. Le he robado un montón de flores a la acuarela que ella pintaba todas las mañanas, mientras esperaba la hora del vermut. También me permito reeditar alguno de sus post. Ahí va uno.

“Una piscina, Lucía Lapiedra y Ramón Novar es todo lo que necesitas para disfrutar...” susurra una mademoiselle, allá, dentro de los tubos de rayos catódicos (si es que eso existe), frente a los cuales yo me refugio las noches de pertinaz insomnio. Y como tengo que reparar mi alberca, enciendo el ordenador y a la piscina de Lucía Lapiedra me dirijo para conocer la estructura, características y sistema constructivo de lo que promete ser una buena obra de ingeniería.
No me decepciona del todo la piscina, y admito que Lucía y Ramón hacen buen uso de ella, pero  el perímetro, vaso, coronación y playa circundante se alejan mucho de la idea que tengo en la cabeza para reformar mi estanque.
Tendré que seguir buscando un diseño que se adapte a mis gustos. Mientras tanto, para bajar los calores que me han entrado en ese ambiente veraniego que se respira en el vídeo, me tomaré un refrescante mojito.  Atentos a la receta: 
   
    - Ron añejo
    -Soda
    -Hielo picado
    - Lima o limón exprimidos
    -Azúcar moreno
    -1 ramita de hierbabuena

En mi jardín están a punto de reventar.


                                   
                                                   Perhaps,quizás,perhaps.



12 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Llevo un rato riéndome a carcajadas: hace casi un año (el tiempo se me distorsiona ultimamente, pero debió de ser en vacaciones de verano, que madrugo menos), a veces veía la tele hasta tarde.
Y había ese anuncio en la tele. Como soy sorda no entendía qué decía después de Lucía Lapiedra" y le pedí a mi hermana, que por favor escuchase para aclarármelo.
Acabo de darme cuanta de que ella también está sorda, me dijo "Ramón Lomás"
Lo más lo imaginó ella, claro y a mi me pareció bien...

Rick dijo...

Se echa de menos a la Violetera, sí, con aquel desparpajo dipsómano que la adornaba. Maldita crisis. Y supongo que, por la época lluviosa en la que nos hallamos, el primo Braulio se habrá puesto a cubierto. Y lo mismo habrán hecho Lucía y Ramón.

Mala época para piscinas, en fin. Pero el mojito está por encima de estas consideraciones: cualquier momento es bueno. Y creo que ya se lo había icho a tu amiga: las flores, preciosas.

Ātman dijo...

Muy sugerente esta violetera borracha. Disfrutar del mojito, de las flores, de las imágenes múltiples, de los calores y la arquitectura de aquella piscina, ¡incluso de las modulaciones fonéticas del cantante! Es como un sueño etílico y sin resaca en el esplendor de una nueva primavera que ya llega.
Abrazo

Pez Átono dijo...

¿Ordeñar renos? Mmmm.

Yo me decanto por la lima, en detrimento del limón, aunque, llegado el caso, bien pudiera valerme un limón de buen factura (¿Por qué será que, cuando me excedo con el alcohol y hay un limonero en las cercanías, tiendo a subirme a él? ¡Lamentablemente verídico!).

El primo Braulio y las flores están muy bien, pero se han visto injustamente oscurecidos por esa asombrosa versión de “Quizás”. Sigue usted sorprendiendo por la variedad de sus talentos.

Salud.

El fraile dijo...

La obra de las violetas es un auténtico ''estudio de violetas'', ¿o habría que llamarlo jardín, que queda más apropiado? Y el primo Braulio a tinta china, que de ese no me acordaba. ¿Por qué Braulio?

En cuanto a Lucía y Ramón, no los recordaba tampoco, pero por la imagen y lo que cuenta usted parecen estrellas porno, ¿no? Un pobre fraile como yo no sabe de esas cosas, ni de películas porno, pero me conformo con idolatrar los iconos estáticos de mi Scarlett Johansson, Amy Sue y demás... Y la Virgen María, por supuesto, amamantando a Cristo. Pero todo eso es devoción, claro.

Aunque estoy con Pez Átono: la su grabación es ya la bomba. Y ahora hablaré en serio, créeme: no cantas mal, jodío. Hay una parte que juro por todos los santos que he pensado que la cantaba el cantante original (desconozco la canción). En el 0:36. ¿Ese es usted, no? Pues queda muy propio.

pazzos dijo...

Una de dos: O cantas cada día mejor o cada vez estoy más sordo.

la desanchá dijo...

Hay que ver lo que cunde su primo Braulio.



Y qué plasser oír de nuevo su dulse voss.

Caruano dijo...

Es que, MARÍA JESÚS, ese Ramón, dependiendo del punto de vista del observador, es Lomás de lo más. Hasta miedo da. Tu hermana quizá estaba sorda pero no ciega.
Besos. (Y que Dios, si existe, me perdone por hablar de estos temas en estas fechas).


Y qué bien olía a flores ¿verdad, RICK? Yo me hubiera marchado con ella a Laponia si no fuera porque los renos me dan miedo (imagínate si los tuviera que ordeñar).
Le daré recuerdos a la Violetera (por guasap) de tu parte (seguro que ella no se olvida de ti.


Señor ATMAN,
prometo guapsapearle a la violetera dipsómana su comentario. Seguro que le va a gustar.
El cantante (aunque le confieso que si no fuese porque casi nadie me conoce en la red me daría un poquitín de vergüenza reconocerlo) c'est moi.

Caruano dijo...

SR. ÁTONO,
¿le suena mejor ordeñar renas?
De los tres árboles de cítricos que planté en mi huerto, sólo sobrevivió el limonero, por lo que llevo varios años (para no desperdiciar el fruto de mi plantación y darle gracias a la naturaleza) abocado a prepararme mojitos, caipiriñas y similares. Compréndalo.

Si le ha parecido asombrosa mi versión del 'quizás', espere usted a escucharme cantar un tema de Extremoduro.
Sepa que mi limonero está a su disposición para que trepe a él siempre que pase usted por mis tierras.

Salud. Y un abrazo.


Sr. FRAile,
siento que haya tenido que leer esta entrada tan mundana. Espero que no haya cliqueado en el enlace propuesto.
Yo le cuento, querido fraile: Lucía La Stone, ante la inminente muerte del hijo de Dios (cual Magdalena penitente) se ofrece a que Ramón, un gallardo centurión, para que la flagele y trate de humillarla para así poder compartir con el hijo de Dios el escarnio y sufrimiento al que van a someterle allá, en el Gólgota. El sufrimiento queda patente en el rostro de la Lucía, la santa.
La cinta es un velado homenaje a uno de los misterios de la Pasión. El más pasional de todos.

En el 0:36 soy yo, sí señor, como también soy el que canta todo lo demás. Celebro que su fino oído haya sabido apreciar mi talento como aficionado bolerista. Gracias, hermosón.
El "quizás, quizá..." es un "standard" mil veces versionado: desde Los Panchos hasta Doris Day lo cantaron. Mi versión está en la estela de las Pussy Cat Dolls. XD.

Ah, me olvidaba: el primo Braulio es real: sirve tanto para un roto como para un descosido; no le importa posar desnudo o prepararte unos espaguetis a la putanesca. Además, es mi médico de cabecera. Una joya.

Caruano dijo...



PAZZOS: No lo dudes, ¡cada día canto mejor! Que Dios te perdone.XD



Querida DESANCHÁ,
tengo que confesarle que el audio lo grabé pensando en vuesa merced.
A ver si se atreve usted (o alguien) a endulzarme el oído.
Deje que bese su mano.






Maripaz dijo...

Guau, que voz, madre mía!! me tienes enganchadita...
Eres explosión primaveral.

Caruano dijo...

Gracias, Maripaz. Me alegra saberte fan. ;-)
Beso.