23 feb. 2010

¡Dichosas bragas!

Me ha llegado por correo la foto de las bragas viajeras, posteadas en unos cuantos blogs



                      Pero no me ha pillado desprevenido
                           Acrílico sobre periódico encolado

8 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Esa foto es ya todo un clásico... un símbolo de los tiempos modernos en nuestro país. Me gustaría saber dónde se sacó. En un mercadillo, claro, pero de dónde.

Ramon.Eastriver dijo...

El libro regalado es de un premio Nacional de poesía, o sea calidad, que unas bragas lo merecen. Muy buena tu respuesta artística. No hay nada para tender...

El alegre "opinador" dijo...

Pues sí que están dando vueltas las dichosas bragas. Je, je, je.
Un abrazo.
P.S. Sigo con los problemas de actualización de tu blog en mi lista. Sigue apareciendo la entrada de hace dos meses.

Caruano dijo...

Miguel, tú lo has dicho, esa foto de las bragas es todo un clásico, por eso me he permitido utilizarlas para intentar complementar, a mi manera, lo dicho en estupendas entradas como la tuya.

Caruano dijo...

Ramón, a más de un Premio Nacional de Poesía y algún que otro Adonais le hubiera hecho gracia que regalaran su obra por la compra de unas bragas o de lo que sea. La gente inteligente creo que "pasa" del marketing, o les preocupa poco; les interesa más el producto que la manera de venderlo. Agradecido por tus generosos comentarios.

Caruano dijo...

Don Alegre, lo bueno de esa "hégira" de las bragas es que cada uno hace, según su gusto y entendimiento, distintas interpretaciones. Mi interpretación, en este caso, es bastante sencilla. Sobre la actualización de mi blog, yo ya no sé a qué "pestaña" acudir para solucionar el problemilla. ¡Qué inútil me siento con esto de la informática, coñe!. Un abrazo.

Mercedes Thepinkant dijo...

Te digo algo.
Yo también tengo problemas de actualización de tu blog.
Tu entrada me ha recordado algo... creo que necesito bragas!! o era libros?
Me voy al mercadillo.
Besazo

Caruano dijo...

Mercedes,estaría muy bien que nos regalaran bragas (o calzoncillos) cada vez que compramos libros ¿no?. Y viceversa. Si vas al mercadillo, ten cuidado con el gitano de las bragas de la gata de Prada. O, mejor, pierde cuidado.
Sobre la actualización, igual un día descubro, metiéndome en las tripas del ordenador, cómo solucionarlo).Besos varios.