28 abr. 2013

El relicario (y no hablo de trapicheos vaticanos)

 Se me acumula la tarea en la sección obituario de mi blog. La gente ilustre, importante, no para de morirse y a mí no me da tiempo de homenajearlos a todos. Casi el mismo día nos dejaron Sara Montiel, José Luis Sampedro y Margaret Thatcher.
De la Thatcher solo diré que, probablemente, muchas muñecas  hinchables saben comunicar más sentimientos, sensibilidad y ternura de los que la finada expresó durante su mandato (si excluimos la admiración que la ex primer ministra sentía por el sanguinario dictador -sintagma indisoluble- Augusto Pinochet). Sobre José Luis Sampedro muchas y merecidas loas cuelgan de los blogs españoles, y casi todas coinciden en lo faltos que estamos de sampedros y en lo poco que nos favorece perder al original. Y, ay, Sarita... (así la llamaba mi madre: una verdadera fan, admiradora, casi enajenada groupi de la diva). Más que dolerme su muerte me duele el disgusto que se hubiera llevado, de estar viva, mi madre. En solo una vida, comparada con la de un simple mortal como yo, Sarita vivió el equivalente a tres o cuatro. Y no quiero entrar en los suculentos platos que cató esa buena mujer en Hollywood (que san Gary Cooper me corrija si no es verdad).

Vaya, entonces, mi homenaje en formato musical a Sara Montiel. Además, no me va mal incorporar a mi repertorio un pasodoble, porque lo que hoy es denostado mañana puede ser tendencia. Y es que los tiempos cambian que es una barbaridad. Afortunadamente.
                           
                                                         Dale al play
                               
Y si quieres oxigenarte el oído después de haberme escuchado:
                        
                                          (Bebo Valdés también murió en 2013)



15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

play no funciona...ayuda, socorro, auxilio...

pazzos dijo...

Para mi desgracia, a mi si me funcionó el play :P
Y para más osadía pones a Bebo Valdés para contrastar talentos ¡Ole tu shosho!

Menos mal que para compensar nos dejas cuatro flores, como premio de consolación.

Y para acabar con otra impertinencia, una última pregunta En tu pueblo en el cuarto de baño ¿a qué le llamáis la Alhambra?
Un abrazzo.

Ātman dijo...

Un cardo, un pensamiento y una amapola. Todo muy bien ambientado, como de costumbre, un gusto.

Maripaz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maripaz dijo...

Sabes que soy tu fan incondicional respecto a tus dotes de cantante.
Ah,y de tus acuarelas...

Rick dijo...

Bueno, bueno. Otro post multidisciplinar, de los que tienen chicha...

Ya ves, el asunto de los obituarios da para mucho cuando ya tenemos una edad. Pero bueno, a la Thatcher que le vayan dando. Y Sampedro, una baja más en el escaso listado de personajes realmente adorables (vamos, como Sarita pero en otro plan). Casi parece un signo de los siniestros tiempos que corren. O huyen, no sé.

Admirado me quedo, una vez más, por tu exhuberancia vocal y tu identificación con el espiritu del pasodoble. Aunque he tenido que bajármela, porque el play a mí tampoco me funciona. Mejor: igual acabo haciendo un CD con tus adorables versiones. Pero, aparte de esto, tus fans seguimos esperando ese "All shook up" que nos debes.

Bebo bien. Quiero decir, que independientemente de mis habilidades dipsómanas, ese señor era un as en lo suyo. Y las flores, tan lindas como en ti es habitual.

¡Artistón!


Rick dijo...

Ah, que me olvidaba de tu primo Braulio: se le ve (o se le intuye) muy relajado. Pero pregunto lo mismo que el señor Pazzos: eso de la Alhambra... ¿es argot, o algo así?

Pez Átono dijo...

Esta vez canta usted con un estudiado e intencionado aire de descuido, como si se tratase de un trabajado peinado aparentemente casual…, despeinado.

Pero a mí no me engañan sus disculpas de falta de tiempo, de poca preparación: sabía usted que su perfecta voz prevalecería.

Además, a mis ídolos les perdono todo.

El primo Braulio tiene la barba muy cerrada, y la Alhambra es una cerveza, ¿no?

Salud.

Caruano dijo...

Querida MARÍA JESÚS,
volví a colgar el audio después de leer tu comentario. No sé si habrás podido escuchar mi esperpéntico material. Si lo escuchaste, corro peligro de que no vuelvas a visitarme. Ojalá me equivoque.
Besos.


PAZZOS,
cada vez veo más claro que tú no tienes corazón. Déjame pensar que te falta el gen de la sensibilidad hacia el mundo del pasodoble y la tonadilla.
En mi pueblo llamamos Alhambra a lo mismo que en el tuyo. Pero por lo visto también estás mal de la vista: fíjate bien en el dibujo que ilustra el post y, con tesón y algo de esfuerzo, podrás ver no solo los palacios nazaríes sino también al moro Muza, a su prima Almudena y, al fondo, el pico del Mulhacén. Hombre de poca fe.
Abraso :-)


ATMAN,
muchas gracias. Tú sí que sabes interpretar. Déjame adivinar con quién relacionas al cardo. ;-)
Abrazo.


MARIPAZ,
sé de tu incondicional soporte y te lo agradezco. Desgraciadamente sois tan pocos que no da para constituir un club de fans :-)
Besos.

Caruano dijo...

RICK,
dudo de que a la Thatcher quieran "darle"; incluso dudo de que los gusanos no tengan reparo en merendársela.
Muchas gracias por tus palabras. Ya veo que tú sí has advertido cómo el espíritu del pasadoble me ha poseído. Como también sé que sabes valorar mi versatilidad como cantante de tres al cuarto, osado, arriesgado, valiente... cuya personalidad musical radica en la falta de ella (yo sé que me he ganado un hueco en este mundillo).
Me suena bien el asunto del CD con mis Greatest Hits. Mañana mismo me pongo a buscar una esquina y una manta para venderlo.
No sé si voy a saber defender con dignidad el "All shook up", pero creo que sí me atrevería con el "I am a miner" de Antonio Molina ("I do not blame my fate because I was born sooooo...)
Gracias otra vez.
Un abrazo.



DON PEZ,
en sus palabras sí que aprecio un tono de admiración verdadera hacia mis dotes musicales. Anodadado me deja con la exactitud de su crítica, expresada en una elegante prosa que a mi oído se le antoja verso. Parece usted un crítico de la Rolling Stone, joder. Mil gracias, honey.
El primo Braulio tiene barba cerrada, ciertamente. Y unas hermosas y varoniles piernas sin afeitar, fuertes como dos columnas dóricas.
La Alhambra también es una cerveza, sí señor, pero el título del dibujo hace referencia al monumento granadino, aunque esté fuera de plano.
Salud. Y un abrazo (si se me permite).

Pez Átono dijo...

No se fíe usted mucho de mí.

Sí; soy un gran admirador suyo, pero soy oriundo de esta península ibérica tan cainita.

De la misma manera que somos los únicos patriotas que despreciamos lo nuestro y preferimos lo extranjero (yo incluido; el señor Rick se salva, pues es neoyorquino), hoy encumbramos a un gran artista y mañana lo defenestramos literalmente.

Mientras no ocurra lo inevitable, disfruto mucho con usted –dicho sea con perdón de la expresión-, cuando recupera verdaderas joyas de nuestra música, añadiéndoles un punto canalla, un poco de ironía y un mucho de saber reírse de nosotros mismos; pero siempre con una exquisita elegancia.

Me siento muy honrado al devolverle el abrazo.

Salud.

P.d.- Y su arte plástico, tan engañosamente sencillo (al menos en su presentación blogguera) , me resulta muy sugerente.

Caruano dijo...

Tiene usted mucha razón, don Pez. Pero qué le vamos a hacer, nos tocó vivir en esta tierra cos sus miserias y grandezas (como casi todas las tierras -a menos que la "tierra prometida" ¿? sea mejor, claro-).
Le agradezco mucho sus palabras (tan merecidas, por cierto) y espero que siga usted disfrutando conmigo, dicho sea con perdón, tanto como yo disfruto con sus comentarios.
Deje que le mande otro abrazo. Aunque después de este elogioso comentario más me provoca mandarle un mordisquito en la oreja.
A sus pies.

P.s.
No sé por qué siempre pensé que nuestro Rick era de Cleveland. Pero no me haga caso: casi siempre confundo a los actores con sus personajes.

No es que quiera presionar, pero debería usted volver a abrir su blog (porque...antes de convertirse en pez genérico fue usted un congrio, ¿no? Perdón si he metido la pata)

Rick dijo...

¿Cleveland? Pues no. Nueva York, y a mucha honra: ya sabes, la ciudad traidora, la quinta columna de la malvada Europa en los States.

Y me temo que tu insistencia en que el señor Pez Genérico vuelva a su naturaleza de Congrio va a ser en vano: está hecho un vago total.

Luis Cóngrio dijo...

Cóngrio.
Con tilde, por favor, señor Rick.
Los nombres propios tenemos nuestra propia hortografía, recién salida de nuestra uerta.

Caruano dijo...

Perdona, RICK; no recordaba el lugar exacto de tu nacimiento. Y yo que pensaba que conocía bien tu biografía...
Por cierto, en septiembre vuelvo a viajar a Nueva York. Si tienes algo para mandar a tu familia (chorizos,percebes,
lacones, Eau de Galice ...), llámame y vemos cómo nos lo montamos.


Aún confío en que monsieur CÓNGRIO (con tilde) se anime y vuelva a publicar algo en su hortus conclusus.