24 oct. 2012

Perezosotoño

Otoño con perro y silla
Otoño en Lisboa

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Me gustaría estar , a veces, en la piel de algún perro.
En otoño.

Rick dijo...

Se les ve de lo más pancho. Cómo se nota que tienen un dueño que los trata bien...
Y claro, el panorama cambia totalmente si nos vamos a la ciudad. Aunque de todos modos, esa visión semi urbana que has hecho (la pañoleta y el vestido de la figura izquierda delatan la cercanía rural), te ha quedado muy propia.
Está visto que a los artistas el otoño les pone.

Caruano dijo...

Pues a mí, MARÍAJESÚS, tampoco me importaría reencarnarme en can (pero no en Asia, claro);) Beso.

Apreciado RICK,
ya me gustaría a mí vivir con esa despreocupación con la que viven mis perros. Y sí, el otoño me pone... perezoso. Abrazo.

Maripaz Brugos dijo...

Caruano, tu visita a mi blog me ha llenado de alegria otoñal...y esa foto tuya con los perros tan guapos, me encanta.
Siempre es un placer visitar tu rincón.

Caruano dijo...

Un abrazo, MARIPAZ. Y que disfrutes del otoño.

Anónimo dijo...

Qué otoños más apetecibles, así, de espaldas, pero sin relegar.

Un abrazo, Caruano.

Paquito Amor.

Caruano dijo...

A pleasure,Paquito.
Otro abrazo para ti, Amor.

mariajesusparadela dijo...

Gracias, Caruano querido. Tu siempre llegas con el turrón. Y se agradece.
Felicidad, creatividad y ansia.
Un abrazo.

Rick dijo...

¡Felices Navidades y Año Nuevo, artistón!

Y ojo con las resacas. Y a ver si ahora que ya terminó el otoño se te pasa la pereza: ya sabes que el frío exige moverse para entrar en calor.