15 nov. 2010

CORREAS DE SERRA



Del Museo Reina Sofía de Madrid (MNCARS, ufff) desapareció una escultura de Richard Serra. Corrían los noventa.
Quien desconozca la obra de Serra no se sorprenderá, pensará  -vaya novedad, como si no fuera normal robar obras de arte-    Pero cuando uno se entera del tamaño del armatoste robado, que se mide por metros y no se pesa en la báscula del baño (38 toneladas, ni una más) empieza la cosa a oler mal.
Serra es uno de los más importantes artistas del denominado Minimal Art y,  entre otras cosas, de sus esculturas se dice: "...es imprescindible penetrar en el interior de las monumentales elipses y recorrerlas para sentir experiencias espaciales determinantes, para comprobar las tensiones, el movimiento y el efecto desestabilizador que producen. Serra reclama la participación activa del espectador...", "... las sensaciones son absolutamente distintas, dramáticas y tensas en unos casos, flexibles y divertidas en otros."   Alicia Giménez dixit, (Alicia, hijamía, el Red Bull en exceso no es bueno). 
Y es que a Richard Serra le cuesta poco moldear y filetear sus esculturas: hace unos talentosos bocetos minimalistas (quizá también unas sumas y multiplicaciones talentosas, aunque sospecho que algo barrocas, no sé) y manda construir  (faltaría más, me voy a poner yo a soldar, pensará  don Richard).

El escritor Caballero Bonald, en un pasaje de sus memorias, 'Vivir para contarla', y hablando de Chillida, dice del escultor: "es un excelente herrero"; sentencia aclaratoria de qué no es arte para Bonald. Yo no puedo establecer la misma analogía con Serra  porque, entre otras cosas, ni soy un gran poeta con derecho a desenrollarme la lengua cuando me plazca, como lo hace Bonald, ni  me atrevo a llamar herrero a Richard Serra, porque mi percepción del arte está aquejada de astigmatismo y alguna dioptría. Además, a mí sí me gusta la obra de Chillida. Y siento mucho respeto por los herreros (que los serristas confesos me disculpen).

A lo que estamos. La obra de Richard Serra robada estaba constituida por unos gordos y divinos paneles de hierro fundido de treinta y ocho toneladas, lo que nos hace sospechar que la escultura, aunque sólo fuera al peso, costaba unos cuantos miles.  
El trasiego constructivo que se vive en Madrid hace suponer que el conjunto escultórico, a estas alturas, y previamente fundida, formará parte de la estructura de un puente, o del basamento de alguna sede de... lo que sea , o estará mimetizada y confundida entre la ferralla de las interminables obras que se perpetran en la capital. Aunque yo no descarto que un chatarrero bien informado y listo robara las toneladas de hierro, las cargara en su furgoneta  y le diera una propina al que le abrió la puerta del almacén donde estuviera depositada la obra. Un Correa madrileño, vaya, (o de Calahorra, lo mismo da).
Podéis llamarme mal pensado.

36 comentarios:

India Ning dijo...

"Yo no vi nada" dijeron algunos vecinos colindantes. Y es que en el suceso estaba untado hasta el apuntador. Me da rabia porque a la que a mí se me antoja mangar un paquete de Halls del Carrefour, se disparan todas las alarmas. Pero, claro, yo no pertenezco a una banda internacional de traficantes de caramelos de menta.
Será que hasta para los chorizos hay clases y clases.

la jardinera dijo...

India, ¡choriza!

;)

Caruano, entraré con más tiempo a ver esos enlaces que nos has puesto, porque mi incultura me impide saber de quién estás hablando. Lo admito.

¿Hablas de los noventa? Yo era una nena por aquellos entomces...

Un paseante dijo...

Yo es que a este tipo de mogollones, con todos los respetos, no les pillo el encanto. Será que me he quedado desfasado, o así.
Y sí, seguro que la venden al peso: un coleccionista privado no tendría sitio para semejante armatoste.

Felipe dijo...

Lo siento no conocía a este escultor que nos citas y el robo de una de sus esculturas.

Siempre es triste que la belleza no quede en la mirada de todos los seres humanos.

El artista crea y una vez hecho su obra no le pertenece ya que pasa a ser una obra colectiva de la Humanidad.

Saludos

Raúl dijo...

Jeje Yo tampoco quiero dar mi opinión, porque no sé, y además una imagen de google supongo que no puede sustituir a la experiencia que nos cuenta la tal Alicia, de meterse dentro. Yo creo que detrás de todo esto está la familia Chillida, que planeó el robo. He estado en Chillidaleku y me fijado en que las papeleras de todo el lugar están forjadas de un extraño metal. Además, en todas pone: 'Te lo agradecemos, Serra.' Supongo que la idea fue una obra de arte reciclando otra obra de arte XD En fin, dejaré de decir tonterías.

Yo a Chillida tampoco le cojo el punto, pero para ser sincero, tampoco lo he intentado. Nunca me he metido con la escultura, no tengo ni idea, ni de la clásica ni de la moderna. Por otro lado (otro tema), sé que Chillida era amigo de algunos profesores de filosofía de Donosti y a través de ellos conozco cosillas de su vida personal. También conocí al hijo en algunos congresos. Es curioso como los grandes amigos (y parásitos) de Oteiza no quieren saber nada de Chillida, y viceversa. Chillida, según dicen los que dicen, era un genio, pero cayó en el error de atribuirse y aceptar significados filosóficos que algunos alumbrados estetas sacaban de sus obras. Al parecer se le critica eso, que debió haberse centrado en su arte y dejar los discursos estéticos para sus seguidores, porque sin saberlo tragó con algunas teorías un tanto pintorescas. Dicen que seguramente no pensaba en ellas cuando creó sus obras. Ya me entiendes. Bueno, yo sólo te digo lo que escuché, porque no tengo ni pajolera idea de Chillida, ni de Oteiza ni de Serrat. Digo... Serrá :P

Raúl dijo...

Bueno, no puedo evitar tener cierta manía al universo Oteiza (sus 'amigos' y parásitos, profesores de distintas facultades que vivían practicamente de su sombra), porque yo trabajé para uno de ellos, pegando carteles por toda la ciudad para alguno de los muchos actos en memoria de Oteiza. Y vaya elementos... En fin, me callo, que no tengo ni idea. Además, esto iba de Serrat, ¿no? Serrá, Serrá XD

mariajesusparadela dijo...

Pues , sí, difícil me parece robar algo que se pesa en toneladas.

Belén dijo...

No tenía ni idea, la verdad... pero seguro que se puede robar algo? a mi es que enseguida me pillarían...

Besicos

Raúl dijo...

Por cierto, se me olvidó decirte, tu primer enlace me va mal. No sé si lo tienes mal puesto o es cosa mía.

Tesa dijo...

Tienes razón.
Que tiren del hilo y acabarán llegando al mismísimo Gallardón.
¿No era ampliable la partida de hierro en los presupuestos?
Verás como encuentran el Serra soterrado en la M-30.

Tesa dijo...

Ah, y digo como Raúl, el primer enlace no nos lleva a ninguna parte.

Besos.

Maripaz Brugos dijo...

Que bien que has vuelto!!

Me encantan tus entradas sobre árte, ya tengo tarea para estudiarme a esos artistas de los que nos hablas.

Respecto al robo, no se, no se,hay gato encerrado...

Saludos y abrazos de bienvenida!!

El peletero dijo...

A mi Chillida también me gusta, y mucho más los herreros que, como todos sabemos, están casados con Afrodita, nada más y nada menos. Mi hermano sigue siendo amigo de uno que se llama Honest, toda una declaración de principios en el nombre.

El arte monumental siempre se ha usado para otros menesteres, las pirámides de Egipto y otros muchos edificios de la antigüedad han sido, durante siglos, la cantera para otras construcciones, estatuas de bronce se han reciclado para construir cañones, no es de extrañar pues que se robe metal para ser usado como metal.

El Sr. Serra sabe ahora lo que realmente vale su obra, lo habría sabido ya si la hubiera pesado, pero con reflexiones y análisis como el de la Sra. Alicia Giménez igual se creyó otra cosa, ya se sabe, vanitas vanitatis.

Saludos.

Miguel Baquero dijo...

Pues menos mal que era "minimal art", si llega a ser "maximal art"...

Caruano dijo...

Pues sí, INDIA, para todo hay clases, no lo dudes (los Halls ¿eran extra-fuertes?)

JARDI, los enlaces que pongo no valen mucho la pena. Lo admito.
Y sí, en los noventa también yo era un niño, tres años mayor que tú.
Besico.

PASEANTE, yo creo que un coleccionista "privado" siempre encuentra un hueco para armatostes "artísticos", con tal de deshacerse de unos cuantos millones para que el fisco no los pille... No sé.

Caruano dijo...

FELIPE,

Serra fue Premio Príncipe de Asturias de este año "...por su audacia para vertebrar desde su perspectiva minimalista los espacios urbanos más significativos a escala internacional..." ¿?(sic). No siempre aciertan los miembros del jurado; vamos, así lo veo yo.

Saludos.


RAÚL,

no dejes de decir tonterías: creo que todos te lo agradecemos XD.
Me gusta bastante Chillida (evidentemente, algunas cosas me parecen una osadía, por no llamarlo una tomadura de pelo).Las manos que pintaba Chillida, con tres trazos, solamente son superadas por Picasso y pocos más (creo que estoy exagerando).
Sé poco de su vida privada y de su pensamiento; de un artista solamente me interesa su obra (que probablemente sea fruto de sus experiencias vitales, no digo yo que no).
Y sí, estoy de acuerdo contigo, un artista debe centrarse en su arte y dejar para sus "exégetas" el decir tonterías (o no).
Abrazo.

Caruano dijo...

MARÍAJESÚS,

difícil es robar algo tan gordo si no está organizado el robo... Ahí lo dejo.


BELÉN,
para los que temblamos solamente con pensar en coger algo que no es nuestro, complicado es robar. Para los chorizos, supongo, es fácil.

Besicos.


RAÚL,

es lógico que no encuentres nada en el primer enlace: allí estaba la obra robada de Serra. Not found.XD


TESA,

el Ayuntamiento de Madrid, endeudado hasta lo indecible, espero que adopte soluciones más imaginativas para paliar su deuda.(Pobres madrileños, entre la Espe y el Gallardón...)

Ah, el NOT FOUND del primer enlace se refiere al hierraco de SErra.

Beso-

Raúl dijo...

¡Qué bueno! XD No lo había pillado. El mejor chiste blogosférico que he visto nunca.

la jardinera dijo...

Oye, casi de la misma quinta, pero que estamos mejor que dos de veinte, ¿o no?

¿Dije veinte? Las de veinte no tienen ná que hacer; pero ná de ná...

la jardinera dijo...

y...


















PLIÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑ!

Caruano dijo...

MARIPAZ,

te queda muy bien el sombrero de la nueva foto de tu perfil.
Pienso lo mismo que tú de esos robos que revisten tanta complicación para ser ejecutados.No sé, no sé; más de un gato encerrado hay.
Abrazo.

Caruano dijo...

PELETERO,

"vanitas vanitatis" es lo que más percibimos en el mundillo del arte.
Tengo entendido que la escultura de Serra costó 17 millones de pesetas, un precio algo elevado para que acabe como pilar de un puente o como tapas de alcantarillas (no sé a cuánto estaba el kilo de hierro por aquel entonces).

Honest es un nombre... está bien si el sujeto que lo lleva hace honor al mismo; si es un chorizo quien lo lleva... tú me dirás.

Traje un regalo para ti desde Asuán; si lo quieres, cógelo

Caruano dijo...

RAÚL,

confieso que puse mal el enlace y después pensé que estaría bien dejarlo tal cual; al fin y al cabo el enlace te llevaba a la "no encontrada" escultura de "Serrat". :-)


JARDI,

pero ná de ná de ná.

Raúl dijo...

Jeje. Pues ya ves, te salió bien la jugada XD

El peletero dijo...

Muchas gracias por el regalo, Caruano, con tu permiso usaré la fotografía.

Sí, Honest hace honor a su nombre. su padre fue herrero y él continúa siéndolo.

Saludos.

nomesploraria dijo...

Leí hace tiempo en las memorias de un pintor español (no recuerdo su nombre, coñe) que Chillida era un fascista y un delator.
Hay más gente que tiene la misma opinión:
http://www.javierortiz.net/voz/iturri/entrevista-a-nestor-basterretxea

Qué hermoso cuadro el que nos ilustra, caballero.

nomesploraria dijo...

Me he acordado!!!! XAVIER VALLS
Lea, lea:

"El 26 de Junio de 1949 se celebraba en la Cité Universitaire el tradicional 'Garden Party' de fin de curso. Como cada año, los pabellones de los distintos Estados izaban bandera propia. Recuerdo aquel Domingo por la mañana, unos cuantos compañeros tumbados en el césped del parque viendo ondear, por primera vez desde hacía años, la "enseña nacional" en el pabellón español. Oriol Palà se puso furioso con razón, pero nosotros le aconsejamos que no hablase tan alto porque, a unos metros de distancia, estaban Eduardo Chillida y Pablo Palazuelo, que comían a parte y habían dicho, poco antes, que Franco no había liquidado del todo a esos "rojos separatistas". Por la tarde empezaron las fiestas en los pabellones y, en el de España, el director Maravall mandó servir horchata, hecha con un saco de chuflas traído expresamente de Valencia. De pronto se oyó un fuerte escándalo, seguido de gritos provenientes de la habitación en el primer piso de un estudiante llamado Peres y que no había cerrado con llave. Jaume Sunyer, Lamote, Perico y yo mismo subimos corriendo las escaleras y nos encontramos por los suelos a Jordi Anguera, a quien Palazuelo daba patadas, mientras sangraba porque un diente le había perforado el labio inferior. Suerte que los doctores Lamote y Perico, altos y fuertes, impidieron que Chillida diese el empujón final a Oriol Palà para defenestrarlo cuando ya tenia un pié en el alféizar para alcanzar la bandera española y sacarla de su palo. Una vez en el suelo, Chillida continuaba dando patadas a Oriol por todo el cuerpo; ya venían más compañeros cuando los dos siniestros 'cruzados de Cristo Rey' se esfumaron dentro del piso de los Maravall que les dieron cobijo. (...) Nada supimos durante mucho tiempo de los dos agresores, pero, cada vez que uno de ellos exponía en la Galería Maeght, yo iba poco después y, al firmar en el libro, como es costumbre en París, bajo mi nombre escribía: 'Aún me acuerdo del Garden Party de 1949'. No servia de nada, pero me satisfacía no haber perdido, como tantos otros, la memoria. Aquí no discutiré la fama artística de Chillida, pero sí el cambio forzado de camisa por el hecho de que, en esa galería, exponía gente más bien de izquierdas, como Braque, Calder, Miró i otros artistas prestigiosos. Lo que me subleva es que, en la Plaça del Reí de Barcelona, haya una escultura - no de las más afortunadas de Chillida, por cierto - encargo de la alcaldía socialista. ¡Cuanta agua ha pasado, lamentablemente, bajo los puentes!." [ Años después, en 1976, Valls coincide en una fiesta en Madrid con Chillida, y mantienen un breve diálogo en presencia de otras personas ] "Expliqué con pelos y señales la brutal agresión y Eduardo Chillida me escuchaba de pié. En medio del silencio que se hizo, el escultor me contestó que lo había sentido mucho, pero que había actuado bajo el influjo del ambiente familiar porque su padre era militar. Dando un puñetazo en la mesa, le dije que, a nuestros veintiséis años de entonces, era demasiado cínico dar la culpa al 'papá' y que, si todos los hijos de militares hubiesen sido como él, habrían quedado bien pocos españoles."


Lo he pillado de una respuesta del enlace anterior. La traducción es suya.

la jardinera dijo...

Joder con Chillida...!!

Nomes, eres lo mes!

;)

Mcartney dijo...

Caru:
Estuve hace poco en el Gugengeingein paseando por el interior de esas esculturas (¿?) de Serra de las que posteas.
Para mi tienen quizás más de arquitectura que de escultura aunque si te digo la verdad, prescindiendo del bonito trabajo de calcular curvas, condiciones de equilibrio, transporte, montaje y tratamiento superficial de las mismas, me parecieron una solemne chorrada.

SRO dijo...

creo que deberíamos considerar el pensar en el robo como una performance, un hecho artístico en sí mismo

Ciberculturalia dijo...

Aunque vengo tarde y te escribo subida en el Ave, me ha interesado lo que cuentas.
También soy mal pensada porque me cuesta pensar que se pueda robar toneladas de hierro sin algún conocimiento previo
Besos

E. C. Pedro dijo...

Caruano, también puede ser que hayan escondido la escultura tras un panel de varios metros de alto y más de largo, encontrándose aun en el museo, como el protagonista de "The Inside Man". En fin, un saludo y muchas gracias por tus mensajes en este bache del blog por razones de orden públicos.

Caruano dijo...

PELETERO,

claro, úsala si quieres. Puedo mandártele con más resolución.
Abrazo.


NOMÉS,

ostras, no sabía yo que Chillida...
por eso prefiero no conocer la vida "interior" de los artistas, porque, queramos o no, su biografía siempre condiciona nuestra manera de mirar su obra.
De piedra me dejas (de hierro, más bien).

Gracias por lo del cuadro.
Laissez moi vous embrasser.

Caruano dijo...

NOMESPLORARIA II,

leílo y horroricéme.

Aprovecho para felicitarle por ganar el concurso del diseño para la Unesco.
Qué bonitos colores!
Y qué bien los maneja, jodío.


JARDI,

Lo mes de lo mes es Nomes.

Caruano dijo...

MAC,

para jugar al corre correquetepillo, no están mal los paneles de cortén.
Además, esos hierros están en consonancia con el edificio de Gehry.
Qué bien te entiendo.:)


SRO,

no había pensado en la posibilidad de que se tratara de una performance, pero, coño, qué cara sale.
Bienvenido. Saludos.

Caruano dijo...

CARMEN-CIBER,

¿qué tal se escribe a toda pastilla?, me imagino que bien, dicen que el Ave no se mueve ni echa carbonilla.
Robar tantas toneladas de hierro... es como robar un vagón de metro con pasajeros incluídos y que nadie se entere.
Besos.


PEDRO,

pues esa posibilidad que apuntas tampoco se me había ocurrido...

Siento tus avatares (no en el sentido cameroniano del término), con la cámara.
Bienvuelto.
Abrazo.