26 ago. 2010

Toros ( y 2)




La Fiesta empezó a bajar la música, lleva tiempo apagando luces  y está llamada a concluir. Nos guste o no.
Tengo amigos animalistas y amigos taurinos y, como hace tiempo me extirpé las tentaciones maniqueístas, nunca pensé que unos eran mejor que los otros dependiendo de sus aficiones, confesables o inconfesables. Incluso mi padre fue un taurino pertinaz  y jamás imaginé que tuviera instintos asesinos; de hecho, nunca conocí a una persona más inofensiva. Y me atrevo a pensar que la honestidad y el pacifismo de mi padre, amante de los toros, la podrían envidiar algunos individuos, vociferantes y pataleantes que, con un importante zancocho mental, claman a favor de la prohibición de las corridas. Lo mismo podría decir del bando contrario.

Me gustan los colores de la tauromaquia: el albero de las plazas, el grana, el purísima, el morado  y el rosa palo de los trajes de luces; me gustan los capotes, las mantillas, las peinetas. Hasta los pasodobles me gustan.
Pero yo salí anti-taurino. Qué le vamos a hacer. Aunque no comparto las maneras violentas (en muchas ocasiones) en las que manifiestan su desacuerdo los animalistas. Habría que recordarles que, precisamente, es la violencia que ven en la plaza el motivo de sus protestas. 

Soy un bicho omnívoro, y, si tuviera necesidad de hacerlo, no dudaría en matar con mis propias manos, para alimentarme y alimentar a los míos, un pollo, un conejo, un toro o un canguro. Pero nunca ofrecería como espectáculo el acto de matar. Como tampoco me parece bien que se nos ofrezca como espectáculo el acto de morir, en vivo y en directo. Es la única razón que tengo para ser anti-taurino. Quizá la encontréis inconsistente o insustancial, pero no se me ocurre ninguna razón más, ni de índole nacionalista, ni independentista  ni anti-españonista, -aunque quizá algunos hayan caído en la tentación de confundir los toros con las témporas-  porque entre otras cosas, los temas patrióticos me dan erisipela, me producen bajadas de azúcar y hasta mi líbido se resiente.

 Tengo claro (es un decir) que la potente plasticidad que rodea la tauromaquia impedirá que desaparezca toda su parafernalia : simplemente se transformará. Y quizá ya sea hora de que la exclusiva alta costura taurina pase al mundo del prêt- à- porter.  Hasta yo me compraré una peineta de falso carey cuando bajen los precios. Y el toro, el animal, digo, no va a desaparecer. Menudas son las vacas.

Para concluir, me gustaría apuntar que lo que peor me sabría es enfrentarme y disgustarme con mis amigos blogueros y no blogueros por estas cuestiones (toros si / toros no), ya que solamente quiero transmitir, al fin y al cabo, una opinión, y las opiniones hay que procurar no manejarlas como si fueran bombas incendiarias. Creo.

Raúl, en su blog Gin Lane , habla del tema con lucidez y valentía, porque, según él dice, se puede hablar con libertad de todo. Y es muy bueno ejercitar la libertad, añado yo.

35 comentarios:

Felipe dijo...

Antes de nada debemos respetar la libertad de expresión de los demás.Nadie,absolutamente nadie, está en posesión de la verdad.

Cuando era más joven me gustaban los toros o ,como bien dices,toda la parafernalia que se mueve alredededor suyo.

Pasados los sentimientos por el tamiz de la razón considero que es una fiesta de maltrato animal y que moralmente no puedo estar de acuerdo en la lidia y muerte a estoque del toro.

Excelente dibujo.

Saludos

Tesa dijo...

Me gustan los animales. Los observo admirada. He trabajado con ellos en una clínica veterinaria y siempre he tenido una mascota en casa.
Podría considerarme animalista si no fuera porque sé que hay, además de algo de hipocresía en esa decisión tomada por el parlamento catalán, un error de fondo en esto de salvar al toro de las corridas de toros.
El toro bravo -hoy en día- no tiene otra función que esa, ser criado para la lidia. La extinción de las corridas de toros va íntimamente relacionada con la extinción de esa especie.
Seguramente compensa la manera de morir con el tipo de vida a cuerpo de rey de la que disfruta durante cuatro o cinco años. Otros animales corren suertes infinítamente peores.
Este tema da para varios post y muchas líneas de comentario.

Un beso.

Mercedes Thepinkant dijo...

Ese toro enamorao de la luna te ha salido muy erótico y sugerente, casi obsceno, diria yo.

Vas a estar monísimo con peineta, aunque no sea de carey.

A tí, como a Gin Lane, mi enhorabuena por la lucidez de vuestras reflexiones sinceras.

Besazos al compás del pasodoble.

Javier dijo...

Yo intentaría poner un poco de orden en tan compleja macedonia, aunque sea a priori un esfuerzo tan inútil como prescindible. Opino que se puede estar a favor o en contra, de todo o de una parte, por motivos trascendentes o nimios,… como se puede estar o posicionarse frente a tantísimas cosas en la vida: la religión, las guerras, el cava catalán, tele cinco,…
Pero otra cosa muy distinta es que en función de tal o cual argumento utilicemos la razón de la fuerza, física o no, para “prohibirlo” a los demás, saltándonos a “la torera” algo que forma parte sustancial del cuerpo social que somos –queramos o no- y es el conjunto de significados que constituyen la esencia de lo que percibimos que somos. Historia, tradición,… Todo lo cual es cambiante y transformable mediante la educación y el tiempo, pero no a golpe de normativa.

Pero no me pronuncio ni a favor ni en contra. Eso es lo de menos.

Mcartney dijo...

Caru:
Da gusto leer a alguien tranquilo en sus razonamientos.

Un paseante dijo...

Haces referencia al blog de Raúl y a mí no se me ocurre decir nada más de lo que ya puse allí: el asunto de los toros ni me va ni me viene, pero detesto la palabra "prohibición". Y que en algunos sitios se esté utilizando como arma política.

mangeles dijo...

Pues veamos si me lo puedes explicar Cucha....porque yo me pongo atacáaaa de los nervios, cuando alguien me dice que "no puede existir discriminación de especie, y un animal tiene los mismos derechos juridicos que un ser humano"....

Se me revuelve el alma...me acuerdo de todo lo que hemos luchado por los derechos humanos, y que todavía son vulnerados impunemente...y...me pongo mala....


No puedo...me resulta tan falso...como "El España, una, grande y libre"....¿de qué un ratón, tiene los mismos derechos que un ser humano?...?En base a qué parámetros....en base a qué filosofía...en base...)...


Besos....


Yo sigo esperando que los "animalistas" me contesten...me expliquen sinceramente que cojones dicen...porque lo que dicen...no tiene ni pies ni cabeza...

Belén dijo...

Tranquilo... me gusta que cada uno tengo su punto de vista, y lo expliquen tan bien como Raúl o como tu...

Besicos

Maripaz Brugos dijo...

La verdad que el tema abarca todas las posibilidades que ya habeis comentado todos antes que yo, y que habeis explicado muy bien.
No me gusta el fanatismo a todos los niveles, porque entierra la razón.
Me gusta tu rincón porque se puede hablar de todo con respeto.Entiendo la postura que comentas sobre tu padre.
Creo que con el paso del tiempo, la llamada "Fiesta Nacional"esta llamada a desaparecer por si sola. Mientras, mi opinión es que hacer del sufrimiento de un ser vivo, un espectáculo, es algo que no seria capaz de ver.

mariajesusparadela dijo...

Ayer, en la cena, hablábamos de eso mismo. Y una artista expresó la belleza de la danza del toreo ( esa parafernalia), como algo que ha de transformarse, para suprimir la crueldad, pero que puede seguir siendo belleza.
Lo que tu tan bien expresas.
El alma de los artistas es universal.
Nada que añadir, Caruano. Le quiero a los toros. No me gusta que sufran, saldría a defenderlos en cualquier foro. Pero tu planteamiento, para mi, es absolutamente perfecto.

Raúl dijo...

Antes de nada: Muchas gracias por citarme Caruano, es todo un detalle :) No deja de ser gracioso, porque si a mi me dio por escribir mis perladas sobre los toros fue inspirado por tu anterior entrada. Aunque recientemente he tenido de nuevo conversaciones con una amiga que es animalista (de hecho está metida activamente en un partido político animalista). Seguimos siendo amigos, pese a todo, pero hay gente que no puede o no quiere discutir de ciertas cosas, temas tabú como la política, la religión... hacen que muchas posturas se estanquen y se llenen de polvo.

Me ha gustado mucho tu rápida exposición del tema, más que mi entrada, aunque sea mia, y no te lo digo como falso cumplido. Yo me fui mucho por lo cerros de Úbeda. Has traído a cuento la perspectiva artística del asunto, yo también creo que la parafernalia sobrevivirá de algún modo, y no estaría mal que así fuese. Saliéndome mucho por la tangente, me ha venido a la cabeza la película 'Memorias de una geisha', creo que se llamaba así. Las geishas se acabaron, pero los caros y elaborados kimonos, productos artesanales de alta categoría, aunque ya no tienen cabida en nuestra era del plástico y de la producción en serie, ha inspirado un montón de ropa que conserva el estilo del kimono, se llama kimono, aunque no sea como los antiguos kimonos. Vaya... esto no sé si viene a cuento, pero me ha recordado. Los tiempos son los que son, la cultura cambia, las cosas se reciclan.

Raúl dijo...

Vaya, acabo de leer el comentario y no me ha gustado ese 'seguimos siendo amigos pese a todo', hablando de mi amiga. Por supuesto que somos amigos, y no 'pese a todo' ni pese a nada, que se discuta a veces por temas así de buenas maneras no dañaría ninguna amistad, sí podría dañar muchas relaciones de colegueo sin más. Sobra decirlo, pero a veces quieres decir algo y el tono cambia completamente al escribirlo así.

El futuro bloguero dijo...

Que gusto ver tu razonamiento tan razonable, como su propio nombre indica. Por tanto creo que tienes razón.

Una cosa es la ética y otra la ética, yo tengo amigos y familiares que mantienen posturas de ambos bandos.

Pienso que es algo que evolucionará, pese a todo lo que se haga diga prohiba o fomente, pero me encanta ver tu estupendo argumento y el de Raúl cuyo blog no conocía.

Todo lo demás es confundir unas cosas con otras. Da gusto leer tus párrafos, todos ellos.

Un abrazo Caru.

la jardinera dijo...

Yo, de mayor, quiero escribir como Caruano, y poder transmitir todo lo que siento de una manera tan... tranquila, como él lo ha hecho.

Un besazo,

la jardinera dijo...

Cuando tenga un poco más de tiempo, iré a visitar a Raúl, que apetece mucho.

:)

Eastriver dijo...

Aunque no me gusta el sufrimiento animal convertido en espectáculo y me alegre que se haya prohibido aquí (como me alegra que se prohiban las peleas de gallos, por decir algo) yo soy de los de la palabra, la no violencia en ningún caso y el respeto (el respeto incluso con la palabra). Toda esa parafernalia torera la veo tan imbuida de machismo que no me gusta nada, es más, me parece peligrosa. Pero claro que respeto a quien le guste, faltaría más. Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

Yo soy taurino... Pero respeto las opiniones de todos por encima de las mías propias.
Comparto contigo que algunos de ambos bandos se han enzarzado en una espiral de descalificaciones, insultos y violencias que les alejan de la razón...
De todas formas, y no hablando de toros en concreto, las prohibición nunca me ha parecido el camino correcto para solucionar casi nada...
Un abrazo, y olé...

E. C. Pedro dijo...

Caruano, como dijo Mcartney, lo que nos quedará a los lectores de tu blog es la calma y el respeto con el que expones tu punto de vista. Es cierto que al hablar del tema parecería tener uno que acalorarse y palmotear. Mira que hasta de este lado del Atlántico hemos sentido el debate. ¡Saludos!

Caruano dijo...

FELIPE, a tu lado estoy, y te agradezco la serenidad con la que argumentas tu comentario. Abrazo.

TESA, yo no estoy tan seguro de que " La extinción de las corridas de toros va íntimamente relacionada con la extinción de esa especie", eso demostraría la poca imaginación que tenemos los humanos. Mi blog (yo) no tiene mucho poder de convocatoria, por lo que animo a algún bloguero a organizar un concurso de ideas para salvar al toro (ej. "apadrina un toro durante cinco años, y con lo que genere la carne de la matanza (en matadero oficial) podrán ir al colegio, durante un año, diez niños de Burkina Fasso". Un decir. En otros párrafos de tu comentario podría llegar a estar de acuerdo contigo.
Te mando un beso (de calidad controlada).

Caruano dijo...

MERCEDES, me parece muy bien que le des un "tonito" jocoso a tu comentario. No dudes de que la peineta me quedará bien. Tengo una buena mata de pelo ( peloblanco, que se lleva este año) donde ensartar las púas de ese hermoso adminículo. Si puedo, te regalaré una mantilla para que nos demos un paseo, del brazo, por las Ramblas.
Besazo, hermosa.

JAVIER, yo no he querido entrar en el espinoso tema de las prohibiciones, y no es porque me asuste el tema, no, simplemente me abstuve de comentalo para no liar la matraca. No tengo ningún inconveniente en suscribir tu comentario casi al cien por cien. Espero poder hablar con más calma de la "conveniencia" o pertinencia de prohibir o no.
Un abrazo.

Caruano dijo...

PAUL, da gusto que alguien como tú, con barba blanca como yo (y el Paseante que tienes bajo tu cabeza) me lea. :)

PASEANTE, leí tu comentario donde Raúl y me quedé pensando en el asunto de las prohibiciones y probablemente sea un tema que se pueda abordar para que todos podamos reflexionar sobre él.
Si te refieres a Cataluña o al País Vasco cuando hablas de que, el asunto que nos ocupa, se utiliza como arma política, pues , no nos engañemos, ALGUNOS grupos sí lo están haciendo; pero también somos muchos los anti-taurinos, aquí en Cataluña, que cuando hablamos de toros no hablamos de nacionalismos.
Saludos.

MANGELES "Hepburn", tanquilíiizate.
Deberías estar acostumbrada a escuchar tonterías. Tú, que de leyes sabes, te habrás dado cuenta de que la ley, la justicia, los jueces, y la sociedad, a menudo toman caminos distintos.
Un besico.

Caruano dijo...

BELÉN, muchas gracias, hermosa. Ya estoy más tranquilo.
Besicos, guapa.

MARIPAZ, totalmente de acuerdo contigo. El fanatismo solamente lleva a... todos lo sabemos. Sobre lo que dices del respeto, pues sí, procuro tratar de expresar mis ideas con respeto. Aunque no sé si siempre lo consigo. Beso.

MªJESÚS, gracias por tu comentario. Es muy probable que nos hayamos encontrado(sin saberlo) en muchos foros, defendiendo las mismas causas.
Un beso.

Tesa dijo...

Eres otro blogero insomne, por lo que leo.

:)

Caruano dijo...

RAÚL, no me des las gracias por citarte, lo hice egoístamente, para enriquecer mi post (no sé qué emoticón poner aquí ¿XD?, ¿ :-) ?, ¿:D ?. (Ni siquiera sé si lo que propongo se llama emoticón).
Lo que escribes sobre el kimono podría dar para una retahíla de posibles "reciclajes", por ejemplo, cuando yo muera quiero... donar mis órganos sanos para quien los necesite; el "carpaccio" de toro de recebo, criado en dehesa durante cinco años puede dar unas patas y unas paletillas de un gusto exquisito si se acompaña con virutitas de queso de oveja extra-seco de La Serena, etc. :-)

FUTBLO, todo evoluciona (aunque tengamos que empujar un poquito).
Gracias por tu comentario. "Una cosa es la ética y otra la ética". Muy bueno. Me la guardo.
No recuerdo ninguna receta en tu blog del rabo de toro (en el Caballo Loco, o algo así, en Córdoba, lo preparan exquisito).
Abrazos.

JARDI, no me saques los colores.
(Bueno, un poquito no me importa)
Besicoss

Caruano dijo...

EASTRIVER, Ramón, no creo que a nadie de los que aquí estamos les guste el sufrimiento del animal. Y hay muchas maneras de respetar (incluso sin las palabras).
¿Machismo en el toreo?. Lo entendería si se toreara a una vaca.Pero ni siquiera así veo machismo.
Muchos toreros probablemente sean machistas con sus mujeres, y muchos taurinos sean machistas con sus "manolas" amantilladas. Igual que en el otro "bando", el de los anti-taurinos se da tan abominable circunstancia.
No es por hacerme el repipi, pero según el DRAE (no siempre hay que creer en él):

machismo.

1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.

Yo incluiría la homofobia dentro de la definición de machismo.

OPINADOR, siempre es lamentable que en asuntos que se pueden resolver de manera pacífica, se acabe vociferando y de las greñas.
Sobre la prohibición... como he dicho antes, es un tema denso que tendremos que tratar aparte
Gracias por tu comentario. Abrazo

Caruano dijo...

EC.PEDRO, el debate que "gozamos" por estos lares no dudes de que cruzará el charco y desembarcará en la hermosa Cartagena de Indias para llegar a... todas partes; por allá también sois muy dados a la polémica. Ve preparándote.
Gracias por tu comentario.
Abrazo.

Caruano dijo...

TESA, ¿tú por aquí hijamía a estas horas? Anda, a la cama. :)

Mercedes Thepinkant dijo...

Un paseito por las Ramblas con peineta y mantilla? ¡Ay que peligro! Que las Ramblas ya no son lo que eran! Que están quitando todos los puestecillos de animalillos enjaulados y en su lugar ponen heladerias fashion y tiendas de regalos gaudinianos!! Que lo he visto yo misma con estos ojitos que Dios me ha dao, esta misma tarde. ¡A dónde vamos a ir a parar!!!!
(sigo con el tonito jocoso)

Besines wapetón.
Nanit

Miguel Baquero dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, me ha parecido una gran entrada, muy clara e inteligente. A mí no me gustan los toros, pero reconozco que tienen una plasticidad potente y magnética, que se debería conservar, o reciclar, abolido el hecho cruento de la lidia. Y yo creo que el mundo de los toros se acabará el día que dejen de dárseles subvenciones o las corridas no se incluyan dentro de los festejos municipales (que en gran medida es como pagarlas con el dinero de todos). Lo que es con la taquilla o las televisiones, no se puede sostener ese tinglado. Así que, mejor que ir a la prohibición, ir a la retirada de fondos públicos, que, además, en estos tiempos de crisis sería una medida ejemplar

Caruano dijo...

Miguel, tu apunte me parece acertadísimo. Gracias por tu comentario.
Abrazo.

El peletero dijo...

Apreciado Caruano, yo soy un amante de los toros y de todo lo que ellos son, pero los tiempos cambian y los símbolos dejan de tener el significado que tuvieron, son ruinas que nadie habita, imágenes que nadie reconoce como ya sucede en las pinturas de otro tiempo. Ellos se lo pierden, los que no ven lo que miran.

El mundo es así, pero el mundo no será mejor, incluso estoy convencido que será peor, más mezquino y mediocre, más sangriento y, aunque pueda parecer una paradoja para todos esos animalistas de buen corazón, cruel también, más cruel que antes, tal y como afirmaba Gay (Clark Gable) cuando libera a los caballos que ha cazado, en “The Misfits”.

Saludos.

Caruano dijo...

PELETERO, gracias por tu visita, ha sido un placer leer tu comentario. No sé si el mundo será mejor o peor; el mundo está hecho unos zorros y, si queremos que cambie un poco, tendremos que pasarle el mocho de vez en cuando. El asunto de los toros es "pecata minuta" comparado con... para qué alargarme. (Creo que tengo el dvd de la peli de Huston, adquirida en alguna de las innumerables colecciones de pelis que vienen en El País-shopping. Buscaré la escena que citas, no la recuerdo).
Saludos. Y bienvenido.

nomesploraria dijo...

"Me gustan los colores de la tauromaquia: el albero de las plazas, el grana, el purísima, el morado y el rosa palo de los trajes de luces; me gustan los capotes, las mantillas, las peinetas. Hasta los pasodobles me gustan.
Pero yo salí anti-taurino. Qué le vamos a hacer. "

Corroboro estas palabras como si fuesen mías.

Jopé. Qué ilustraciones más buenas.

Caruano dijo...

Don NOMES,

gracias por su visita. Bienvuelto a los escenarios de la blogocosa. Tengo entendido que tiene usted nuevo film en cartelera. Estoy deseando verlo.
Me ha gustado mucho la última frase de su comentario, viniendo de usted... Bueno, ya está bien. Qué van a pensar de nosotros.

nomesploraria dijo...

Qué piensen lo que quieran. Yo, a sus pies.

Palabra de verif.: ghirlandaio