10 jul. 2010

AMSTERDAM. II.


Antes de que me olvide, ahí va la segunda parte de mi reciente viaje a  Amsterdam.

Después del Van Gogh, visité el Rijksmusseum, donde me esperaba   La Ronda de Noche  de Rembrandt  y la obra  expuesta  de Vermeer ( además de un mundo de pintura). 
Johannes Vermeer es un pintor excelente.  Los 34 cuadros que se conocen de este genial artista  están repartidos por medio mundo, siendo Muchacha con turbante , también llamado La joven de la perla el más conocido de todos. Las escenas vermeerianas de interior las presiden  ricos decorados polícromos donde todo encaja, y luces y sombras son repartidas con precisión por la mano del artista.  



Cuando voy al grandioso Rijkmuseum  me digo   'entro, veo  las mejores diez obras  y salgo'.   Pero no,  una vez allí recorro las espaciosas salas hasta que mis pies callean y mis pantorrillas agujetean  .  

El tercer museo que visité fue una franquicia museística recientemente inaugurada: el  Hermitage Amsterdam,



donde pude ver la exposición De Matisse a Malevich. Lo que más me gustó fue toparme con la Señora con abanico de Picasso.  
Y vale ya de museos.





Amsterdam es una ciudad hermosa que vale la pena recorre a pie  viendo las casas-vitrina de los canales (según dicen, la ausencia de cortinas en las grandes cristaleras es debido a que la losa calvinista de su educación les impide ocultarse de miradas ajenas -aunque a mí me huele a vanidad-); hay que admirar los puentes art decó, ver las casas barco-biodramina, ajardinadas y llenas de gatos, las galerías de arte...  En fin, no es una ciudad para ser explicada sino para ser recorrida y disfrutada, a ser posible, con los ojos y los oídos bien abiertos. Yo procuro hacerlo. Así que también vi y oí esto:



Llegué a Amsterdam el día de la patria, o de la reina, o algo similar (nunca pregunto qué celebran cuando veo esas manifestaciones de fervor popular. Miedo me dan). Banderas, banderolas  y horrorosas fotos por todas partes de la adorada reina Beatriz  (por lo visto, la monarquía, en los Países Bajos, tratan de  inocularla mezclada con la vacuna de la varicela ). La ciudad llevaba tres días en huelga de basura (llama la atención ver sucia una ciudad tan pulcra) por lo que olía un poco a... mal. Todo es tremendamente caro: comida, vivienda, servicios...; aunque los sueldos son más elevados que aquí (España), de nada les sirve si tienen que rehipotecar la casa para ir a un buen restorán, comer bien  y tomarse unas copichuelas (la comida, en general, es espantosa, con perdón; aunque sí, ya sé que uno encuentra comida  de todo el mundo:  pseudopizzas, pseudopaellas, pseudocomida japonesa, pseudocomida tailandesa -después de cenar tres veces en un thai, te das cuenta de que no es más que un pseudochino "apañao"-). Aunque la cerveza es buena,  hartito acabé de tanta espuma ya que tomar  una botellita de vino puede costarte lo mismo que un forfait en Caldea*.   Y según me cuenta  mi amigo Gert, holandés de Rotterdam ( y familiares míos que viven allí),  el Sistema de Salud cayó en picado;  todo el mundo, o casi todos, pagan seguros privados, y aún así es una miegrda, dice Gert. Y que la educación, si no tienes dinerito, es otra (miegrda); que el Estado del bienestar se está convirtiendo en malestar porque los sucesivos gobiernos conservadores se lo han ido cargando.Y que rampantes son el racismo y la xenofobia. Y que rezuman nacionalismo tontuno.Y que la antipatía, el mal humor y la tacañería son, cada vez más, moneda corriente. Y que el sol castiga a los neerlandeses con su desdén. 
Todas esas lindezas dice Gert de su país (también cuenta las maravillas que contamos todos de Neederland, claro).
Pero, a pesar de todo, siempre vale la pena visitar Amsterdam. Nunca defrauda. 
Aunque mi amigo ha puesto en venta su casa holandesa para irse a vivir a Tarifa*.







*Caldea es un moderno balneario (S.P.A.) en Andorra.
*Tarifa es un pueblo en el sur de España, provincia de Cádiz, desde donde se pueden ver las costas de África, y disfrutar del sol casi todo el año. (Amigos latinoamericanos, sé que agradecéis los asteriscos)

39 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

De visita a cualquier parte, pero para comer, beber y vivir, a mi que no me separen de mi tierra.
Para un pintor, esa visita tiene que ser algo así como una orgía ¿no?

mangeles dijo...

¡qué gran post¡ Me ha encantado. Jooo ¡¡¡quien pudiera ver los Van Gogh y los Vermeer y la Joven de la Perla, y los Rembrandt ...en vivo y en directo

Me das mucha envidia cuucha...¡algún día podré ir¡

Y unas imágenes muy bellas de la ciudad nos has traído...

Y lo de la comida una faena ehhh..

Y Tarifa es preciosa, y se vive genial..hace bien tú amigo en venirse pá cá

Y ahora, que vamos a comernos LA NARANJA SIN PELAR ejjee

Besoss

Tesa dijo...

El asterisco de Caldea te lo agradezco también yo.

A los museos es imposible entrar a ver las cuatro obras conocidas de turno, crean adicción y activan un aumento de curiosidad que empuja a patearse hasta la última sala y quedarse con ganas de repetir.
Muy interesante tu post, como el primer capítulo. Hay que ir.

Besos.

Felipe dijo...

Me ha encantado esta entrada.Es un recorrido excelente explicado con todo lujo de detalles.acompañados de unas maravillosas imágenes


Abrazos

Raúl dijo...

Me ha dado un poco de rabia leer esta entrada, sobretodo por el tema de los museos, que ya sé que no lo son todo, pero pintan muy bien, parece que no sólo hay muchos, sino buenos. Yo estuve un día en Amsterdam y no entré en ninguno, es más, es como si no hubiera estado, ahora me arrepiento un poco, porque no se va allí todos los días, yo de hecho he salido sólo dos veces de España. Estuve horas en un coffe, así que eso de ''con los ojos y los oídos bien abiertos''... Mi recuerdo de Amsterdam es que fumé más Elephant que nadie y pillé un blancón que no veas, vaya ciego, de estos que no puedes disimular, que vas drogado por la calle con la cabeza en alto viendo el mundo ralentizado a golpes de luz. Había canales, había un sitio llamado 'barrio rojo', una plaza, pero no recuerdo nada más, hasta me tuvieron que meter en el tren de vuelta. Pensábamos dormir allí pero los sitios baratos estaban llenos y había que volver a Colonia por la noche. Veermer, Van Gogh... dios, lo que me perdí XD

El futuro bloguero dijo...

Tengo pendiente un viaje a Holanda hace tiempo. El problema es lo caro que suele salir, (no entiendo por qué) y claro, encontrar el momento.

No conozco a nadie que haya vuelto indiferente, o que haya vuelto desencantado. La ciudad, sus canales, sus museos y su gente, me apetecen muchísimo.

Y ahora, aún más.

(Eso sí, esta noche publicaré una entrada de cocina relativa al partido de España Holanda, que puede que me cierre algunas puertas por allí... jeje)

Un abrazo (de pulpo)

Belén dijo...

Tienes razón... cuando fui a Amsterdam había tantas expresiones artísticas que el ojo enseguida se acostumbra...

Besicos

Caruano dijo...

MARÍAJESÚS,

para qué te voy a decir que no, si es que sí (además, en nuestra tierra -estoy pensando ahora en Galicia, que también considero mi tierra- se come... me callo, que empiezo a salivar).
Besos.

Caruano dijo...

MANGELES,

me alegro de que te guste el post.(Ojalá tengas la suerte de poder visitar Amsterdam). ¡Y las mejores NARANJAS las tenemos aquí!

Besicos.

Caruano dijo...

TESA,

estoy de acuerdo contigo: los museos crea adicción hasta el punto de que desearíamos que existieran sillas eléctricas para poder recorrerlos sin cansarnos (hasta que lleguen los transplantes de pie).

Besos.

Caruano dijo...

TESA,
¿he dicho sillas eléctricas? uy, qué mal suena. Bueno, tú ya me entiendes; me refiero a sillones accionados por energía eléctrica.
Aprovecho para mandarte otro beso.

Caruano dijo...

FELIPE,

gracias por tu comentario; y me alegra que te gustaran mis fotos.

Abrazos!

Caruano dijo...

RAÚL,

hombre, que no te dé rabia. Los museos siempre estarán allí para cuando puedas ir a visitarlos (además, sospecho que vives en Madrid, o cerca, donde se encuentra uno de los recorridos museísticos más interesante del mundo.
Y en Amsterdam, en la época que fuiste tú (lo estoy imaginando), encontraste lo que buscabas, ni más ni menos.
Vuelve a Amsterdam y disfruta de otras cosas (como hice yo), distintas a las que disfrutaste (o no) la primera vez.

Un temeroso saludo, Müde Tod.

Caruano dijo...

FUTBLO,

ahora con Ryan Air (y fuera de temporada turística) es más fácil encontrar un paquete económico para pasar un finde en Amsterdam.
(Estoy deseando leer tu entrada que, por lo que insinúas, puedo imaginar: "Mañana cenaremos pulpo a la naranja".
Yo creo que España le dará la del pulpo a Holanda. Esta selección merece ganar.
Abrazos!

Caruano dijo...

BELÉN,

Como tú bien dices, hay mucho que ver. Y no deja indiferente.

Besicos

Tesa dijo...

Reconozco que he tardado un par de microsegundos en caer en la cuenta de qué sillas eléctricas te traías entre manos, pero se me ha pasado el susto en cuanto he llegado a las tres palabras siguientes.
Te beso yo otra vez ...para estar en paz.

Raúl dijo...

¿Madrileño? Ahora tengo curiosidad en saber porqué lo parezco jeje Soy de Bilbao, la capital del mundo.

Creo que tienes razón, sólo me arrepiento de haberme perdido esas cosas (casi todo) pero siempre se puede volver. Es que en aquel momento en lo único que pensaba era en los famosos coffe shops, que lo único malo que tienen es que no sirven alcohol, porque por lo demás... XD Muchos pensarán que para fumar podríamos habernos quedado en casa, y lo sé, pero es distinto, había que pasar el día allí, era inevitable, un imperativo moral, una atracción gravitatoria.

Maria Chucena dijo...

Conocí Amsterdam a los 18 años y como dicen por aquí algunos...no me dejó indiferente, aunque espero volver algún día con la mirada de los 40 y...
Debe ser diferente vista.
Los museos...ufff de ver esas obras en los libros de mi estantería a verlas así...al natural...
El último que vi fue el Sorolla de Madrid y quedé alucinada. Volveré a recorrer de nuevo hasta el último milímetro de sus paredes.

E. C. Pedro dijo...

Pues varias coas. 1 En efecto esperaba la segunda parte de la crónica. 2 Ya pensaba yo que esas chicas tan guapas de las vitrinas del "Distrito de Luz Roja" tenían que tener motivaciones no dictadas por su fe. 3 Yo habría seguido encantado escuchándote escribir sobre Vermeer. 4 Gert me cae bien. Si dijese que todo va bien y que se van a ganar el Mundial (qui sait?) me habría parecido sospechoso. Y... 5 Saludos.

E. C. Pedro dijo...

Ah sí, las imágenes están buenísimas. Con tanta luz haces quedar como unos mentiros a los pobres amsterdameños (¿a amsterdamíes?), quienes al año tienen que soportar 364 días de lluvia.

Dante Bertini dijo...

muy buenas imágenes de esa ciudad magnífica, tan repleta de ellas...
gracias por el paseo
nervioso, preparo uno mío
un abrazo, y dos

Ciberculturalia dijo...

Ayer pasé por aquí pero no podía detenerme, así que en esta mañana calurosa madrileña, me he ido, gracias a tí, a Amsterdam. Ciudad que a mí también me apasiona. He recorrido los museos que nos traes hoy aquí.
Me preocupa lo que cuentas de la caída en picado del los servicios sociales de alto nivel, que hacían de estos países, el sueño de muchos mediterráneos. Veo, según cuenta tu amigo Gert, que allí tambíen se está destruyendo el estado del bienestar.
Pena es, porque por lo demás he disfrutado yo también de tu viaje. Y estoy de acuerdo, que Amsterdam siempre es apetecible.
Un beso

Caruano dijo...

MARÍA,

bienvenida. Se ve de otra manera, claro, a los 40 que a los 20 (aunque no sé si se ven más claras... uy, no quiero meterme en ese berenjenal).
Qué suerte tenéis los madrileños! Tantos y tan buenos museos a tan solo unas paradas de metro! (vi el año pasado la exposición de Sorolla en El Prado. Fabulosa. Pa qué decir más ná.)
María,gracias por tu visita.

Caruano dijo...

PEDRO,

te aseguro que el viaje da para escribir mucho más sobre Amsterdam, pero siempre me da un poquito de apuro aburrir con mis crónicas.
Yo sé que cuando se habla de las "vitrinas" de Amsterdam, lo primero que pensamos es en chicas con lencería rosa chicle. Pero yo me refería a las vitrinas de las casas burguesas que no tienen cortinas, las que dan a los canales "señoriales",(seguramente otros han pensado lo mismo que tú, no supe explicarlo mejor. Lo siento).
Gert es estupendo: frío en sus apreciaciones, pero suele ser certero.Nos conocemos desde que teníamos 17 años (vivió un tiempo en España), hace ya 100 años.

Y sí, los amsterdamenses, amsterdamíes o amsterdameños, están los pobres hasta el... de tanta nube.

Abrazo.

Caruano dijo...

DANTE,

gracias por el comentario. Sé que preparas viaje, y también sé que lo pasarás bien y que vendrás cuajado de historias para compartirlas con nosotros. Nadie lo duda.
Ojalá tengas un buen vuelo (lo más pesado de todo el viaje), y recibe un abrazote.

Caruano dijo...

CIBER_CARMEN,

me alegra haber compartido contigo los mismos recorridos por Amsterdam. Y sí, desgraciadamente, la semilla del neoliberalismo salvaje, allá por los 80, y con Maggie Thatcher a la cabeza (la Dama de Hierro con las ideas de hojalata),empiezan a dar sus "frutos" en la Europa más desarrollada socialmente. Y de aquellos polvos (entre otras cosas) Reagan-Thatcher tenemos hoy día estos lodos.

Un placer pasear contigo, aunque sólo sea por la blogosfera.

Un beso.

Maripaz Brugos dijo...

Siempre es un placer visitarte...me hago cada viaje virtual!!
Ademas tus ilustraciones son fantásticas!!
Abrazos desde Sevilla

Eastriver dijo...

Cuando estuve en Amsterdam el Hermitage no estaba... Grandes recuerdos me has traído: por ejemplo esos bajos sin cortinas, que te juro que flipé. Y nadie miraba dentro. Sólo puedo enterderlo desde un punto de vista de diferencia cultural. Porque no es solo que no se escondan, es que veía como se iban de vacaciones y dejaban su casa protegida solamente por un cristal... todo apagado dentro, vacío, una invitación a los ladrones. Desde la óptica del acostumbrado a las noticias de los alunizajes, me resultaba inaudito. Pero gran ciudad Amsterdam, eso desde luego. Un abrazo.

Caruano dijo...

MARIPAZ,

desde Sevilla ¡qué ciudad tan hermosa!, claro que, ahora que lo pienso, ¡Ofú qué caló!, no sé si es el mejor mes para visitarla. Aunque uno visita cuando puede ¿verdad?.
Gracias por tu comentario.
Besicos.

Caruano dijo...

RAMÓN,

otra razón para volver a Amsterdam: el Hermitage (vale la pena)
Y sí, las cosas cambian. En Amsterdam se venden mogollón de sistemas de alarma. Y hacen mucho uso de empresas privadas de seguridad. Malos tiempos para el exhibicionismo.
Saludos.

Mercedes Thepinkant dijo...

Me gusta como explicas la ciudad.
Dan ganas de ir.
Las fotos son estupendas.
Gracias por este paseo virtual.
Besicos

la jardinera dijo...

Ay las privatizaciones... ¡¡qué miedo me dan!!

Amsterdam de tu mano es mucho Amsterdam.

Requetemuas,

Un paseante dijo...

Uf. Hace veinte años que no he vuelto por allí. No se mi me alegra o entristece ver esta entrada.

Caruano dijo...

MERCEDES,

gracias por tu comentario. En cuanto puedas ¡Vuela a Amsterdam!. No te arrepentirás!
Besos.

Caruano dijo...

JARDI,

cuando más calor tengo, llegas tú con tu regadera...
Gracias, amiga.
Besicos.

Caruano dijo...

PASEANTE,

entre mi primer y segundo viaje a Amsterdam, pasaron ... muchos años. Te juro que el segundo fue mejor. Vete pallá.

Saludos

NINA dijo...

Al fin aparecí por aquí!!!
Por más que lo intente, no me acepta tu blog como seguidora. con Ramón me pasa lo mismo...


He visto un documental que desnuda la técnica de Vermeer. No sé cómo conseguirlo, pero es espectacular! Se entiende perfectamente cómo fue que hizo esas perspectivas tan raras y todos esos detalles tan perfectos.

Volveré!!! Me encanta tu casa.
Te fijas por qué no te puedo seguir?
Grazie, Caruano!

Bacione

Caruano dijo...

Nina, gusto verte por aquí. Bienvenida.
No te preocupes por no poder aparecer como seguidora, estas cosas se arreglan solas, cuando quieren (yo, en informática, llevé las orejas de burro puestas todo el rato). Si algún día te enteras de dónde se puede ver el docu de Vermmer, me lo dices, per favore.
Leí el comentario que haces en la entrada anterior, sobre la bici ¡Tómala, tuya es, la pinté para compartirla!(cógela no se dice allá, ¿verdad?.)
Muchas gracias por tu comentario.

Bacio, hermosa.

NINA dijo...

Caruanito... me gustan los originales... jijiji..!
Me lo vendes barato?