19 nov. 2011

Aviso para navegantes

carbón+acuarela
                 

Dejadme que, antes de volver a la blogosfera con viejos bríos, reedite un post en el que hablaba de la necesidad, a partir de cierta edad, de chequearnos periódicamente. A mí ya me revisaron de arriba abajo  y estoy bien pero, visto lo visto a mi alrededor, quiero insistir en el asunto.
Abrazos, amigos blogueros (y un beso para Alfonso).


Óleo sobre cartón.
                                                         
                                              
                                                     CUESTIÓN DE TACTO

Desde hace un tiempo, en mi cabeza suena la cantinela  Debería hacerme un chequeo médico: unos análisis de sangre, una placa de tórax, curva de glucemia, exploración de la próstata...
Familiar resulta para las mujeres el chasquido de los guantes de látex sobre la mano del ginecólogo, pero los hombres retrasamos todo lo que podemos nuestra visita al urólogo porque sólo pensar que un dedo desconocido, mientras miramos a Murcia, realizará una incursión por oscuros senderos de nuestra anatomía nos supone, como mínimo, una incomodidad.
Un urólogo me contó que los pacientes acudían nerviosos a su consulta y, en muchos casos, trataban de justificar sus nervios con la típica frase Es que no me gusta que me metan nada por ahí; creo que ni un pelo me cabe, a lo que el médico respondió Mire usted, las ganas de hurgarle por ahí, no me subyugan, pero como hay que hacerlo, pongámonos manos a la obra: bájese los calzoncillos mientras me calzo los guantes.
También me contaba el galeno (después de las primeras copas de vino que tomamos) que cuando el paciente, en un ataque de hombría exacerbada, insistía en que su ano era incapaz de recibir cualquier tipo de ofrenda, le provocaba explicarle que por ahí, con un poquito de paciencia y con mucha vaselina, podía caberle el Tío Vivo del parque de atracciones. Además -seguía contando-, los más machitos, al final, son los que entornan los ojos cuando muevo mi dedo por ahí, hasta el punto de que temo que me pidan un besito.
Entre risas, pensé un chiste más de médicos. Pero es cierto que existe la falsa creencia de que la masculinidad tiene que ir asociada a la protección de nuestro sagrado e inexpugnable orificio, y ya es hora de que nos quitemos tantas telarañas de la cabeza y pidamos cita a nuestro urólogo. Corremos el riesgo de hacerle morritos y pedirle un beso cuando nos revise por ahí pero, a cambio, quizás evitemos que un cáncer de próstata nos posea para siempre.

Yo, por si acaso, antes de ir al urólogo, pediré cita con mi dentista para hacerme una limpieza a fondo (no vaya a ser verdad lo del besito).


                             
                 La canción se la dedico a mi urólogo (espero que no le moleste)                            


16 comentarios:

Un paseante dijo...

Uf, ya estaba pensando en cosas malas. Pero no: aquí estás de nuevo, con tus óleos y tus coloridos cartones.
Curiosa coincidencia: en plena jornada de reflexión, reflexionas sobre la necesidad de ir al mecánico de vez en cuando.
Totalmente de acuerdo. Ahora, que no entiendo que a estas alturas haya gente con ese tipo de remilgos. No sé qué decir. Bueno, si sé: a los que no somos vírgenes ni por detrás ni por delante, ni en lo físico ni en lo espiritual, nos cuesta trabajo entender tanta prevención por un dedo en un agujero, cuando nos la están metiendo todos los días en mil cosas de mucha más importancia que "la hombría".
Yo ya llevo dos viajes al urólogo, porque según dicen conviene hacerlo a partir de los cuarenta años. Y punto. Claro, me gustaría más el dedito (u otra cosa) en otro ambiente, con un poco de lírica, pero es lo que hay.
En cambio, me jode mucho más que mañana la mayoría de los votos se la lleve el PP y el PSOE. Que a España la gobierne la Merkel. Que los banqueros nos tomen de coña. Que los especuladores nos empobrezcan. Que haya cinco millones de parados...
Pero ya ves: a otros les preocupa un dedo en salva sea la parte. Es para llorar.

mariajesusparadela dijo...

Recuerdo perfectamente la entrada.
Y me encanta volver a leerte.

Luis Cóngrio dijo...

Bien hallado.
De acuerdo con los anteriores.
La música parece sugestiva; mañana la escucharé a todo volumen con mi urólogo.
Mi experiencia particular es que el último proctólogo me hizo mucho daño. Quizás no me relajé lo bastante o la música y la luz no fuese la adecuada.
Por otro lado (nunca mejor dicho), tengo un pariente ingresado con un cáncer de colon. Todo ha salido bien, se ha evitado el temido “contra natura”, y su primera deposición -¿meconio/alhorre?- ha sido un éxito. Albricias.
Salud.

Luis Cóngrio dijo...

Disculpe: Enhorabuena por los cuadros y por el éxito en sus íntimas exploraciones.

Tesa dijo...

A mi padre le quitaron en mayo de 2010 un tumor de la vejiga, y le han dejado estupendo.
Revísense, caballeros: mejor prevenir y pillarlo todo pronto.

Maripaz Brugos dijo...

Has vuelto con unos preciosos dibujos, con una música de fondo magnifica, y con un sentido del humor genial, por eso como te prodigas poco, no me gusta perdermélo nunca.
Ah, por cierto un sabio consejo el tuyo.

BACCD dijo...

Ai rimember este tu aviso, y me parece estupendo. Un chequeo médico es un chequeo médico, y ya está. Yo voy a mi ginecóloga una vez al año y, tras un toqueteo general, te quedas tranquila cuando te dice que todo va bien, y es lo único que cuenta. Y estoy absolutamente de acuerdo con lo que dice el señor Paseante.

En cuanto a tus pinturas... joder, de verdad que yo quiero una.

pazzos dijo...

Una voz acojonada en mi interior me repite:
"aún no estás en edad".
Otra voz más profunda y cazallera lo reafirma: "queno, queno".
Y una tercera voz más oculta y atiplada les replica "quesí, quesí"

Anna Jorba Ricart dijo...

¡cuuuucha que dices!...

claro que hay que hacerese revisiones periodicas, para eso está la prevención.
Me alegro de tu vuelta para poder disfrutar de tu arte...
Un abrazo.

Cesare dijo...

Muy buena la pera al óleo.

Yo le tengo miedo a todo el asunto del aparato excretor en general. No me preguntes porqué, ya que no lo sé, pero focalizo la ansiedad ahí (no, 'ahí' no, digo en general con esos temas). Solo de pensar en lso cálculos renales, me pongo malo, y soy de los que no pueden mear si les están mirando, y ante un urinario y un baño libre, entro al baño. Un momento, creo que esto no le interesa a nadie, ¿no? XD

liuva dijo...

Señor Caruano, le perjuro que en la primera lectura que he hecho del pie de foto de la acuarela he leído cabrón+acuarela. Y he pensado, cómo vuelve de bravío el señor Caruano. Por cierto, cabrón+acuarela es igual a cabrela.

Después he visto una pera y un texto plagado de culos, dedos, morritos, doctores, "por ahí"… ¡Ay, señor señor! esto es Gomorra.

Hay historiadores que defienden que Julio César estaba de la próstata (nació con cesárea y hubiera muerto de la próstata si no lo hubiera hecho antes a lo Bruto), y es por ello que tras la victoria sobre Pharnases dijo aquella famosa frase: “veni, vidi, mingi”. Señor.

Miguel Baquero dijo...

Yo también me alegro mucho de tu vuelta y de que vuelvas en óptimo estado de salud. Está muy bien dicho eso de las revisiones. aunque yo mucho me temo que pertenezco a ese grupo, claramente estúpido, lo reconozco, de no ir a revisarnos no vaya a ser que nos encuentren algo. Un poco la táctica del avestruz, ya lo sé, pero qué quieres, a veces las personas somos así de tontas

Caruano dijo...

PASEANTE,
no me digas que tu urólogo no te pone música mientras te...
Si es que la sanidad ya no es lo que era. Yo tengo suerte: mi médico siempre tiene música puesta en la consulta, claro que no siempre es la más indicada; el otro día tenía pinchada la banda sonora de El bueno, el feo y el malo y, claro, no pude relajarme pensando que, de un momento a otro, podía convertirme en víctima de una bala perdida. De todas maneras prefiero la música de Ennio Morricone a las "Cien gaviotas" de Duncan Dhu, que ya estamos hartos de tanta gaviota ;-)

MARÍAJESÚS,
un gusto que sigas viniendo por aquí. Beso.

LUIS,
la próxima vez le llevas tu marca de lubricante al proctólogo, porque él, seguramente, no sabe que
en el mercado hay lubricantes que se adaptan a los gustos más exigentes: sabor caipiriña , guanábana, maracuyá, miel de la Alcarria... Además, cumplen su función (lubricar) a la perfección : si te pasas con la dosis sales resbalando de la camilla hasta el pasillo del ambulatorio.
Yo también tengo un pariente que acaba de ser operado de un cáncer de próstata y todo parece ir muy bien. De ahí el volver a colgar el post.
Buena señal lo de la caca. Ojalá evolucione bien tu pariente.
Abrazo.

Caruano dijo...

TESA,
me alegra escuchar lo de tu padre. Yo creo que mi hermano también se curará muy pronto. Tienes razón: hay que revisarse, señor@s.
Un beso.


Muchas gracias MARI PAZ. Ya sabes que para mí es un placer tenerte por aquí. Un beso.


Haces bien, querida DUSCH, yendo todos los años al toqueteo general; tampoco son tan bruscos los urólogos (ya puedo dar fe de ello -los ginecólogos no sé cómo se "manejan")
En cuanto a las pinturas... algún día tendrás una.
Petons.


PAZZOS,
si tienes dudas,hazle caso a la tercera voz, baja a la Tierra, quítate la escafandra (¿?), el traje de Albal y revísate. ;-)


ANNA,
muchas gracias por pasarte. Me alegro de que te gusten mis pinturicas.
Un petó.

Caruano dijo...

CESARE,
te entiendo: yo me cago (perdón) sólo pensar que puedo volver a tener otro cólico nefrítico (preferiría parir mellizos, aunque quizá sea peor, no sé.)
Gracias por alabarme la pera al óleo (o el membrillo) XD


Señora LIUVA,
no se escandalice usted; afortunadamente y tal como andan los tiempos, tenemos mucha Gomorra para tanta Sodoma.
De la crónica rosa de Julio César sabemos, además de la información que usted aporta, que Julio tuvo un affaire con Bruto antes de ser asesinado por éste; la próstata cesarina era revisada a lo Bruto con el Casio puesto, y en una de esas revisiones el dictador exclamó la célebre frase "alea iacta est". Claro que... fíese usted de los pergaminos amarillistas de la época.
Señora


MIGUEL,
yo también tenía miedo de ir a revisarme y pensaba lo mismo que tú "no vaya a ser que me encuentren algo". Pero me he quedado muy tranquilo. Vale la pena.
Saludos

NINA dijo...

el urólogo es el que revisa la próstata?? Y que para hacerlo debe meter el dedito... ahí??? por atrás???

Suerte en el dentista.