15 jul. 2011

Charcos.

Acrílico sobre papel encolado.

 El escritor José Ángel Cilleruelo (El visir de Abisinia) presentó hace poco en la librería Laie de Barcelona su novela "Una sombra en Pekín", ilustrada con las buenas tintas del pintor granadino Juan Gonzalo Lerma. Vale la pena echar una mirada al libro del que nos regala un extracto en  singular formato.
Cada poco tiempo, José Ángel escribe y comparte una estupenda entrada en su bitácora, donde el autor prescinde de la opción "comentar" (afortunadamente para mí, porque tanto su prosa como su verso me dejan con la boca abierta, sin saber qué decir y, si hubiere algo que añadir, sin palabras para decirlo).  Deslizándome por la barra lateral de su blog encontré esta Galería de charcos que no puedo dejar de visitar, como tampoco he dejado de pasearme  por su Siloba (Lisboa), y otras ciudades, montado en un tranvía.


               

13 comentarios:

Rick dijo...

Nos quiere hacer currar, ¿eh? Bueno, pues ya le he echado un vistazo al singular formato: seguiré luego. La escena de la jirafa es un poco triste, con ese pequeño charco en el que bebe. Y el tranvía muy bien: ya veo que es usted "pluriempleado".
Me encanta su acrílico, sigo diciendo que es usted un virguero. Y la canción de los Zepelines está muy bien elegida: aunque no figuran entre mis grupos favoritos, esta es una de las que más me gustan de ellos.
Decididamente, este post suyo es multifuncional.

Miguel Baquero dijo...

Me parece un idea genial esa de pintar el reflejo de uno. Una gran idea...
El otro día, por cierto, se me ocurrió un gansada, pero te la ofrezco por si te sirve para algo (es que en mi gansada hace falta saber pintar): se trata de un bodegón pero con los objetos decomisados en una redada policial: ya sabes, unas cuantas placas de hachish.unas pistolas, no sé cuántos dolares... todo ahí expuesto encima de una mesa

Caruano dijo...

Muchas gracias por sus palabras, señor BLAINE. Ojalá guste usted de "Una sombra en Pekín" y de sus tintados dibujos como yo lo he disfrutado.
La imagen de la jirafa, "escarranchada", intentando beber sí es un poco triste, pero el pie de foto es para mojar pan.
Led Zeppelin tampoco es de mis grupos preferidos, exceptuando unos cuantos temas como "Starway to heaven" o este "The Rain song"; con algunos grupos o intérpretes me pasa que, aunque no sé apreciar los temas que componen o cantan, les tengo apego por razones extra-musicales, por ejemplo: recuerdos de amigos que me martirizaban día y noche con una canción; al final aprendí a establecer relaciones estrechas con esos temas, como la que el secuestrado establece con su secuestrador (síndrome de Estocolmo). Pero qué le voy a contar yo a usted de cuestiones musicales.

Caruano dijo...

MIGUEL,
tu gansada "pinta" muy bien, y si me permites, me la guardo; precisamente ahora me ha dado por pintar bodegones (pronto postearé alguno).
Hace algún tiempo, en el aeropuerto de Barcelona vi una vitrina llena de "objetos" decomisados a gente que trataba de introducir en el país abrigos, chaquetas, zapatos, bolsos, etc. de piel de animales en vias de extinción; también vi cuerno de rinoceronte, un mono disecado y alguna cabeza de animal extraño, incluso me pareció ver una garra de oso panda: un bodegón excepcional difícil de llevar a un lienzo, pero creo que una pluma como la tuya sería capaz de extraer más de una historia de esas filias, o robos, o comercio ilegal, o... que encerraba aquella vitrina de El Prat.

Dante Bertini dijo...

Sabrá por mis fotos que soy muy aficionado a ellos: me encanta ese reflejo...¿está en venta?
La jugosa sandía también es apetecible.
Un abrazo

flower dijo...

Mucho que comentar en este post aprovechando una tarde entre playas, en casa de mi madre con el fondo de una peli de los años 50 que se traga la mujer a la que le chifla ese cine.

Me gustan los blogs temáticos, claro, si el tema me gusta. Este de los charcos me ha gustado mucho, tanto, que me ha apetecido dejarle varias sensaciones que me despiertan los charcos desde niña, pero no he podido.

El tranvía que dejaste sobre el teclado es PRECIOSO, como lindas son las sandías que ilustran la cabecera de ti blog.

No sé si llegué a manifestarte mi agradecimiento por aquel texto que tb dejaste sobre tu teclado y que me llegó al alma, ¡¡guapo!!

¿Y si nosotros fuésemos quienes estamos arriba y realmente, el cielo estuviese en nuestros pies?

¡Ay! Interrogantes que definitivamente no me quitan el sueño pero me dejan con cara de boba.

Un placer pasearme por tu página y comprobar que sigues siendo una cosita linda.

Besos veraniegos,

Sonámbulo dijo...

He echado unos vistazos al blog con fotos de charcos y pequeños textos, tiene su arte. Poco más puedo decir con lo que sé.

Su acrílico me gusta, con ese color azul piscina (que no todos los charcos son verduzcos/marrones).

Y la canción no la conocía ni sabía que era de Led Zeppelin. He escuchado poco de ellos, un par de discos. Mi preferida es Kashmir, más que Starway to Heaven,

Belén dijo...

Lo tengo pendiente, ahora no puedo por trabajo cachis!!

Besicos

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
La cuestion es poder pasear.

Saludos de J.M. ojeda.

Caruano dijo...

DANTE, sí he visto fotos con charcos en tu blog. Ya veo que somos bastantes los aficionados a los líquidos. Mi charco (el que ilustra el post)es, en realidad, el recorte de un cuadro del que nunca estuve contento: borro y pinto sobre él constantemente; igual algún día lo termino. Te regalo la sandía de la cabecera.
Abrazos.



FLOWER-JARDI,¿peli de los 50?, hazme un sitio, que me acomodo con vosotras para verla.
Sabía que te iba a gustar la foto de la jirafa intentando beber del chaco inundado de nubes, y el poema-leyenda que la acompaña.
Gracias por venir (aún estando de vacaciones)
Un besazo.

Caruano dijo...

SONÁMBULO, sí, tiene su arte el blog. José Ángel, además de un buen escritor, es un certero crítico literario y sabe elegir muy bien los textos que acompañan sus fotos. ¿Viste el blog de los tranvías?, a mí me gusta mucho (el blog y los tranvías).
No me acuerdo de cómo suena Kashmir, voy a escucharla.


BELÉN, aquí te dejo el post, para cuando quieras volver.
Un besico, guapa.


J.M.OJEDA, pues sí, pocas cosas son tan baratas como pasear.
Saludos, J.M., y bienvenido.

E. C. Pedro dijo...

De acuerdo, los charcos son el heraldo del subrealismo.

Caruano dijo...

Pues ahora que lo dices... ;-)
Abrazo, Pedro.