25 abr. 2010

AJARDINANDO. JARDINEANDO.


                  El año pasado (estaba yo de un barroco-versallesco... )


Sí, la primavera es la estación del año que más alegrías da...    a los que no ajardinan o jardinean, hortelanean y estercolan. A mí ya me tiembla todo el cuerpo de estar agarrado a la cortacésped; me duele el espinazo  (también llamado columna vertebral ) de pasar la motoazada por el huerto e ir quitando piedras que se cruzan en mi camino; de plantar tomates, lechugas, berenjenas, cebollas, pimientos, pepinos...
Siempre digo lo mismo: este año plantaré sólo la mitad de lo del año pasado; y el campo trasero lo dejaré salvaje. Pero no. Este año planté más especies vegetales que nunca. Y es que los propósitos de enmienda y la voluntad son conceptos que en primavera se me revelan: flojean, cojean y renquean. Afortunadamente. Porque gracias al triunfo de mis pulsiones huertanas sobre mi voluntad y propósitos,  todos los años mis amigos y yo tomamos  unos gazpachos y unas ensaladas...

Lo único que siento es que, debido a mi ajetreada vida entre vegetales, no puedo pasearme por los blogs amigos con la asiduidad que me gustaría. Pero... lo primero es lo primero (Perogrullo dixit).

Tampoco esta primavera pienso aburrirme con la cortacésped. Júrolo.

                      El mes pasado ( más comedido y algo pop)

15 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Quedas perdonado, amigo, cómo no. El estar agarrado a una azada y tomándote un gazpachito es escusa perfecta para todo. Si dijeras que estás liao en una junta de accionistas o en un consejo de administración, entonces no habría escusa que valiese.

Que tengas suerte con tu huertecillo.

Tesa dijo...

Un buen regalo para la vista.
Y para el olfato
...hay que ver lo bien que huele la hierba recién cortada.

Ciberculturalia dijo...

Lo primero es lo primero y la primavera no espera... Un beso

Felipe dijo...

la primavera,cual retoño afirmado,reclama su atención y sus desvelos

Saludos

Ramon.Eastriver dijo...

jeje, la primavera no espera, y nosotros tampoco para ver los resultados de tu cortacésped.

mariajesusparadela dijo...

He hecho un comentario y no me dejó publicarlo...
El blog puede esperar, que el invierno es largo.
Alguien capaz de crear arte con un cortacésped, merece tener tiempo.
Alguien que tiene un huerto, merece comer su fruto.

nomesploraria dijo...

No sé, no sé. Yo me lo imagino en primavera lleno de flores silvestres grandes y amarillas.

Mcartney dijo...

Caru:
(Me apeo del Caro)
Eso es un jardinero fiel y lo demás tonterías.

EvitaBlu dijo...

O sea que estamos hablando del guionista de Señales, me temía algo así.

Querido tú no te agobies, siempre puedes recurrir a la Pizza al disastro ¿Acaso lo dudabas?

Un beso artístico, recortado por aquí y por allí.

la jardinera dijo...

Primero decirte que leí el título y pensé que hablabas de mí (¡¡seré creída...!!)

Segundo que me encanta cómo te quedo el cesped esculpido.

Tercero que a mí me chiflan los tomates "rosas"; así que cuando lleguen, ya puedes ir dándome un toque, que voy a por un puñado.

y, último, besos y besos, hortelano,

Urbano el Humano dijo...

Intuyo un gran desasosiego en su interior. Su yo no tiene la sintonía adecuado con el Universo.

Les ofrezco la novedad de mis cursos de psicotantrismo y masaje tántrico a precios incomparables.

Atención personalizada.

Mercedes Thepinkant dijo...

Es inútil resistirse a la llamada de la tierra. Son nuestras raíces, es lo que nos une a nuestros ancestros y a nuestro origen físico.
La voluntad y los propósitos que dices mejor dejarlos para otras cosas.
Aunque te duela el cuerpo sabes que te compensará y no solo con las ensaladas y los gazpachos.
Yo ando jardineando también, en diminuto, con mis macetas en la terraza y buena música. No lo cambio por nada. Es lo que toca ahora, ya llegará el invierno.

Besos

El futuro bloguero dijo...

Me gusta más el huerto que el césped, pero he de reconocer que su escultura con el cortacesped es fascinante.

Un abrazo

India Ning dijo...

Ya sabía yo que a la Jardinera le iban a asaltar las cosquillas al leer el título (ingenua es la pobre)... que nada, que a cortar césped y sembrar florecillas, que lo demás va a seguir estando ahí, mientras la hierba crece y el frío decrece ;)

Besos!

Caruano dijo...

Amigos blogueros, me gustaría, como hago siempre, y como seguiré haciendo, contestaros a todos, uno por uno, pero esta vez va a ser imposible por el trabajo acumulado (y otras satisfacciones).
Gracias por vuestros comentarios y espero poder pasarme pronto por vuestras virtuales casas.

(Oye JARDI, no le hagas caso a India (está en su etapa impresentable): el post te lo dedico con mucho gusto; pero ven a regarlo de vez en cuando)

Ah, me olvidaba: señor URBANO el HUMANO, ¿a cuánto sale un masaje tántrico?. Es para una amiga mía muy necesitada