1 dic. 2009

Mientras sesteaba...






















siesta.
(Del lat. sexta [hora]).
1. f. Sueño que se toma después de comer.
2. f. Tiempo destinado para dormir o descansar después de comer.





  La siesta es para muchos como una categoría inferior del sueño. Es decir, un sueño ninguneado. No sentimos sueño después de comer sino que nos da una modorra... Y ni siquiera admitimos que nos vamos a acostar sino que nos echamos un rato, damos una cabezadita , como despreciando la idea del dormir. Por eso mucha gente se tumba en el sofá, se recuesta en el sillón orejero; los más místicos se van a meditar o a contar chacras; los finolis se refugian en brazos de Morfeo; los sicalípticos (si se me permite el palabro) aprovechan para echar una siestecita...; los dormilones doblan sueños ya que echaron la siesta del carnero antes de comer. Pero pocos aceptan que han dormido a pierna suelta, con ronquidito incluído.
  Yo he gozado de mis mejores sueños en tiempo de siesta, también he tenido las peores pesadillas. Y aquí me gustaría volcar algún recuerdo del recuerdo de lo soñado(perdone usted, Calderón de la Barca). Y también contar algo de la realidad, peor, en ocasiones, que una pesadilla.

3 comentarios:

Xhon.f5x dijo...

Qué tema más majo; la siesta. De verano, de inverno, de pijama y orinal, de cabezadita....A mí lo que más me gusta es esa sensación de no estar dormido ni despierto, que es, yo creo, la mejor manera de soñar.
Un saludico.

caruano dijo...

xhon,me alegra oírte.un besico.

Ángela Conde dijo...

Una vez Carlitos me dijo: "¿Pero como te vas a echar la siesta?, si te has levantado tardísimo, no puedes tener sueño.
Yo le contesté:
¿Quién ha dicho que la siesta sea cuestión de sueño?. La siesta es cuestión de placer.